“Me olvidé de mí, tratando de hacerte feliz y en el intento me perdí.” —León Larregui

El amor romántico, el amor de pareja se tiene mal entendido, desde mi punto de vista el amor, no tiene nada que ver con el sacrificio ni auto renuncia al amor propio.

No existe el amor fuera de ti, lo demás son apegos.

Los celos, el control, la necesidad de aprobación del otro, la dificultad para tomar decisiones, no tener proyectos propios, vivir en función de la pareja, la necesidad de ser sometido y obedecer, la ansiedad por la distancia del otro y aislamiento de su círculo social son solo algunas de las características de este problema.

Depender de la persona que se ama es una forma de enterrarse en vida, un acto de mutilación psicológica donde el amor propio y el auto respeto son ofrendados, regalados irracionalmente.

El amor de pareja no significa el auto abandono, ni la despersonalización desmedida, para estar con alguien, para sentirse amado o querido.

En la relación dependiente muchas veces prevalece la crítica de uno hacia otro, el desprecio, la distancia. Y hay mucha gente que piensa que amar es sufrir, que si no se sufre no se ama, pero el amor no es eso, esas son sólo creencias y lo que crees, creas.

De alguna u otra manera hemos aprendido que esta es la forma, normal o natural de amar de pertenecer o de estar dentro de una relación.

Generación tras generación aprendemos que el poseer o pertenecerle a alguien es amar.

Eso no tiene nada que ver con el amor, pues no se trata de esclavitud sino de libertad, y no se malentienda libertad con libertinaje, se trata de ser libres para amar, sin dejar de ser nosotros mismos, sin pretender dejar de ser lo que soy para que te quedes. De que serás mi centro de atención, despersonalizándome hasta ir desapareciendo.

¿Cómo es esto?

No puedo dar lo que no tengo, si yo, no me quiero, no me amo, no lo puedo ofrecer. De alguna manera aprendemos que hay que conseguirse una pareja para que cubra mis necesidades, afectivas, económicas, etc., que me dé lo que no me doy.

Puedes encontrar alguien que de principio lo cubra, pero no lo logrará, pues la pareja estará incansablemente dando y no habrá forma de que sea suficiente, en algún momento se cansará y dejará de hacerlo, aquí en este punto, es cuando las parejas dejan de interesarse en la relación, lo han intentado todo, nada nunca es suficiente, pues no hay forma de llenar un vacío que sólo tú puedes llenar, que sólo a ti te corresponde.

Si tú sientes o piensas que el amor te hace sufrir, te invito a que te observes si estás esperando que tu pareja te haga feliz, pregúntate porqué le estás dando la carga de tu felicidad a alguien más y descubre todas las formas de las que te olvidas de ti, pues el amor, la felicidad sólo están dentro.

Por: Karla Rochín del Rincón

Lic. Ciencias de la Comunicación, Psicoterapeuta Gestalt, Instructora Certificada Thetahealing.

Info. (668) 832-9863

Leave a comment