El vino rosado es perfecto para acompañar casi cualquier momento del día y aunque es el favorito del verano, también es delicioso en invierno. Este vino ha experimentado un aumento reciente de popularidad gracias a los instagrams teñidos de rosa y la influencia de The Hamptons, aun cuando es en realidad un estilo clásico de vino con cientos de años de historia.

Provenza, la verdadera tierra del Rosé

Los griegos llevaron viñas a Provenza hace unos 2,600 años y resultó ser el clima adecuado. De ahí que esta antigua provincia al sureste de Francia es la tierra del vino rosado, donde se ha producido durante cientos de años. El color rosa pálido del rosé provenzal también se ha convertido en la idea dominante de lo que la gente piensa que debería ser el rosado.

Sobre hielo

Si pides un “rosé a la piscine” en Provenza cuando estés junto a la alberca (piscine significa alberca), recibirá un vaso gigante de rosado sobre hielo.

Los franceses y el rosado

Francia es efectivamente la tierra natal del rosado y, como resultado, es bastante popular; de hecho, beben más rosado que blanco. Solo en 2015, los franceses bebieron 176,000,000 de galones de vino y cuatro años después, esa estadística definitivamente ha aumentado. Aproximadamente una de cada tres botellas de vino que se venden en Francia es rosado.

Tendencia que comenzó en The Hamptons

La afluencia de rosado en tu Instagram se debe a The Hamptons. En 2006, It girls, personas de moda y celebridades comenzaron a beber rosado seco en el verano y realmente despegó. Finalmente, se extendió a Miami, Los Angeles, New York —donde incluso hay una experiencia emergente completa dedicada a este vino, conocida como la Mansión Rosé—, así como a otras ciudades importantes, antes de convertirse en el vino omnipresente que es hoy.

La uva

Los franceses utilizan principalmente la Pinot Noir. No obstante, se pueden elaborar rosados con casi cualquier variedad de uva. Las más comunes son Syrah, Cariñena o Mazuelo, Tempranillo, Grenache, Cabernet Sauvignon, Merlot o Cinsault. También está el vino que se elabora con uvas de color rosa, como las Pinot Grigio, que dan como resultado un rosado pálido vagamente anaranjado.

Seco o dulce

El seco es el más común producido en todo el mundo. Francia y España lideran la producción, seguidos por Australia y Sudáfrica, que también están entre los mejores vinos rosados secos. Es típico ver un coupage o mezcla de dos a tres variedades de uva para su elaboración.

El rosado dulce no es tan usual, los vinos elaborados a partir de Grenache o Merlot son los que mejor se ajustan a este tipo de elaboración, sin embargo, cualquier rosado puede ser producido con un estilo más dulce, evitando que fermente todo el azúcar en alcohol.

Más oscuro no es igual que más dulce

Algunos rosados ​​son oscuros y no más dulces, tampoco los rosados pálidos son necesariamente más secos. El color y el nivel de dulzura no se correlacionan cuando se trata de un rosado, la tonalidad más profunda sólo significa que el vino ha tenido más contacto con la piel de la uva o proviene de ciertas variedades.

Puede envejecer

Entre los meses de primavera y principios de verano se realiza la venta masiva de la cosecha rosa recién lanzada. Por ello, hay para quienes resulta un verdadero problema almacenar las botellas que no se vendieron, por el espacio para recibir la del año siguiente. Sin embargo, el vino rosado no se vuelve malo después de un año en el mercado y los bien elaborados pueden incluso mejorar con la edad. Algunos productores optan por envejecer sus rosados ​​en la bodega antes de su lanzamiento, lo que permite que el vino gane complejidad.

Existe Zinfandel blanco de buena calidad

Aunque el Zinfandel blanco está considerado como “refresco pop” por ser dulce, barato y apto para servir con hielo, en los últimos años algunos viticultores intrépidos han decidido reclamar el nombre del Zinfandel blanco, haciendo versiones secas y de alta calidad de rosados.

Más que un aperitivo

Una gran mayoría está acostumbrada a tomar rosé sólo como una opción agradable antes de las comidas, pero estos vinos merecen un asiento en la mesa. La acidez es clave para un buen vino maridaje y eso es algo que los rosados tienen por lo general. Pruébalo por ti mismo con una cena de maridaje dedicada.

No sólo para meses cálidos

Por algo existe un vino que se llama Winter rosé o también el Winter en Provence. Como ya lo mencionamos, el rosado funciona en casi cualquier ocasión, ¿en el frío? Por supuesto. Aprovecha los descuentos que tendrán las botellas remanentes para alegrar el paladar, va genial con algunos platos de la temporada invernal.

No todo el rosado es accesible

Parte de lo que hace que el rosado sea excelente es su capacidad para elaborar vinos sabrosos y fáciles de beber a precios diarios, pero el rosado no siempre es barato y simple. Algunos vinos rosados ​​son de alta gama y serían más que dignos de una celebración para una ocasión especial.

¿Y tú, ya tienes rosé en tu cava?

Leave a comment