En esta actualidad, el miedo colectivo se está apoderando de las masas.

Es importantísimo crear consciencia de lo que acontece en nuestro interior, qué es lo que sucede en nuestra mente y cuáles emociones son las que gobiernan nuestras vidas. Con base en esto es lo que vamos a estar viviendo, construyendo.

El miedo se va esparciendo de mente en mente como un virus, si se lo permites se apoderará de ti. Aduéñate de tú vida, ¿cómo?, deshazte de:

Las opiniones de otros y el qué dirán

A todo el mundo le gusta opinar de la vida de los demás, criticar, juzgar, suele ser muy difícil hacernos cargo de lo que sucede dentro de nosotros mismos o reconocer un error, es más sencillo opinar de la vida de otros y hablar de los demás, jamás le darás gusto a nadie.

El miedo

Las personas siempre hablan del miedo, nos infunden miedo desde que nacemos, miedo a no ser alguien, a no ser exitoso, bonito, rico, feliz, miedo a vivir y a morir, a enfermar, a no ser cómo los demás esperan que sea, etc. Ubica tu miedo, agradécele y despídelo para que deje de estar limitando tu vida.

La indecisión

Suele ser difícil tomar decisiones, sobre todo cuando estamos acostumbrados y condicionados a complacer a los demás, esta es una forma de auto abandono, donde tú mismo no figuras en tus decisiones, de esta manera no hay forma que seas dueño de tu vida.

Creencias limitantes

Estamos hechos de creencias, éstas van construyendo nuestra realidad, cabe mencionar que una creencia es la idea que tienes acerca de algo y te lo vives como si fuera una verdad. Es de vital importancia ubicar cuáles son tus creencias que te impiden desarrollarte y crecer. Si tú crees que te vas enfermar y que eres enfermizo, ¡así será!

Falta de conocimiento de uno mismo

Generalmente las personas no se conocen a sí mismas, en esta sociedad vamos creciendo y se va construyendo un personaje para sobrevivir, para quedar bien con los demás, para ser aceptado, querido, etc. En esta creación muchas personas se van perdiendo de sí mismas, hasta que llega un momento que todo pierde sentido, se generan muchas depresiones, insatisfacciones, etc. Las personas están acostumbradas a estar fuera de sí mismos, sólo viendo hacia afuera, no se ven, no saben cómo, que luego no saben ni quiénes son.

Resistencia al cambio

Todos de alguna manera presentamos resistencia al cambio, porque esto implica hacer cosas nuevas, temor a equivocarse, salir de una zona segura, más la vida es totalmente cambiante, nada permanece estático, esto nos complica mucho la existencia, requerimos evolucionar para ser la mejor versión de nosotros mismos, crecer a veces duele, pero siempre vale la pena, siempre.

Todos estos puntos y varios más son un gran impedimento para realizarnos, para vivir en plenitud. Mantente conectado contigo mismo, con la potencia increíble de tu ser, permítele a tu corazón ser quien te guíe, a los anhelos más profundos de tu ser.

Es indispensable que existan las dos polaridades de luz y obscuridad para que todo se equilibre. Imagínate un mundo en el que sólo hay luz. Si nunca has experimentado la oscuridad, ¿cómo podrías comprender y apreciar la luz? Es el contraste entre luz y oscuridad lo que lleva a un conocimiento más profundo. El plano físico nos proporciona este contraste porque es un mundo de dualidad: arriba y abajo, caliente y frío, bueno y malo. El dolor en la dualidad nos permite apreciar mejor la alegría. El caos de la Tierra aumenta nuestra apreciación de la paz. El odio que podemos encontrar profundiza nuestra comprensión del amor.

Si sientes que atraviesas una gran obscuridad no desistas, para que llegues a tu luz. El hacerte cargo de todos estos puntos te permitirá volver a ti, a la luz que ya eres. Estamos sostenidos por una fuerza amorosa universal indescriptible, confía en la vida, en la magia de la naturaleza y en la grandeza de tu ser.

Por: Karla Rochín del Rincón

Lic. Ciencias de la Comunicación, Psicoterapeuta Gestalt, Instructora Certificada Thetahealing.

Info. (668) 832-9863

Leave a comment