Un bello rincón sobrevaluado
Por Pascual Rico

Nivel de viajero: Principiante

Precio *****
Hospitalidad *****
Seguridad ****
Accesibilidad ***
Interés *

Uno de los pueblos más bonitos, muy bien conservado, lleno de historia y que recientemente ha logrado gran notoriedad a nivel mundial gracias a que la revista Travel & Leisure la nombra la “Mejor ciudad de mundo”. Es San Miguel de Allende, Guanajuato.

Este sobrevalorado nombramiento fácilmente radica en la calidad del turismo que visita la zona. No es que para mi la ciudad sea cosa menor, pero creo que está un poco exagerado el nombramiento.

Sin duda la calidad hospitalaria, la limpieza de la ciudad y el aire tranquilo que se vive logrará que tu estancia sea muy placentera, sin embargo, para un mexicano promedio como el que aquí escribe, le parece sumamente encantadora para relajarte “sin hacer nada”, comer en sus muy finos restaurantes y caminar sus empedradas calles una rutina un poco monótona.

Pero no me malinterpreten, lo que intento decir es que para alguien que medianamente conoce mi México, San Miguel de Allende es un lugar para extranjeros, un México hecho ad hoc, para la interpretación pintoresca de un México de ensueño, un lugar de fin de semana para los chilangos adinerados. Pero dejemos un poco mi percepción en general y pasemos a algunos datos.

San Miguel de Allende tiene muchos atractivos naturales a su alrededor, la región del Bajío, donde se encuentra enclavado, se caracteriza por una vegetación semidesértica, mezclada con bosques caducifolios y gran variedad de flores y pastos silvestres, se alimenta del agua del subsuelo que se nutren de las montañas de alrededor. Por otro lado, también es ejemplo de deterioro del ecosistema por la acción creciente del turismo con grandes parches áridos y zonas urbanas con deforestación.

Cuenta con el jardín botánico “El Charco del ingenio”, que ejemplifica el esfuerzo de preservar parte de la flora de la región. Es un lugar ideal para caminar rodeado de senderos para este fin, con lugares maravillosos desde donde se contempla el pueblo y su valle. Está ubicado en una cañada rocosa, pero se encontraba en un estado deplorable.

Como les mencionaba, San Miguel es un destino turístico con un fuerte componente estadounidense, la oferta culinaria es amplia y sorprendente y refleja en gran medida la tendencia de nuestros vecinos del norte. Ingredientes orgánicos, de temporada y si es posible de la región. En San Miguel están los restaurantes El Atrio, donde tendrás un atardecer con una vista sorprendente de la parroquia de San Miguel Arcángel en primer plano y donde podrás degustar platillos de alta cocina siempre y cuando reserves con tiempo o tengas mucha “suerte” de encontrar tan pintoresca mesa.

En la Fábrica La Aurora, un peculiar centro comercial en el que hay galerías de arte, tiendas de muebles, antigüedades, artesanías finas y de joyería, una librería pequeñita llamada la Deriva, no te sorprendas si los que te venden y fabrican las artesanías son extranjeros enclavados en San Miguel. Este lugar es un punto al cual no debes de fallar y dedicar por lo menos medio día pues te llevarás un grato sabor de boca y si hambre te da puedes comer en su restaurante Food Factory. En este lugar encontrarás una tienda atendida personalmente por el gran diseñador de interiores Dirk Jan Kinet, es el extranjero más chilango que conozco y decidió hace menos de un año estrenar su tienda en este lugar. Y no se te olvide llevar con qué pagar todas las cosas que querrás llevarte.

Hacia el norte de San Miguel de Allende, por la carretera a Dolores, Hidalgo, hay varios balnearios de aguas termales, algunos de ellos (como La gruta o La Escondida) con agua realmente caliente. Debido a la abundancia de agua, los jardines son exuberantes. En La Gruta se come bastante bien, el menú es algo sencillo y hay una alberca hermosa dentro de una cueva de la que sale un chorro enorme de agua.

Debido a que necesitarás un buen puño de billetes para la visita, es recomendable que planifiques bien los días de visita, por lo general los días entre semana son más tranquilos que los abarrotados fines de semana donde podrá ser difícil incluso encontrar alojamiento en los muchos hoteles, hostales y Airbnb que existen en el pueblo.

Si planeas visitar San Miguel y aún no conoces San Cristóbal de las Casas, es recomendable que primero visites Chiapas y vivas una auténtica visita a los pueblos mexicanos con alma propia.

Leave a comment