Les comparto una premisa de la psiquiatra Marian Rojas. “La felicidad consiste en conectar en forma sana y equilibrada con el presente habiendo superado las heridas del pasado y mirando con ilusión al futuro”, no hay receta ni atajos, se trata de sacar la mejor versión de uno mismo, para esto necesitamos entender nuestro cerebro y manejar nuestras emociones. Las personas podemos conseguir que pasen cosas buenas, es necesario reconstruirse de nuevo ante la adversidad, es reingeniería humana, cada día es una nueva oportunidad y necesitamos salir de los momentos difíciles los cuales todos tenemos a lo largo de la vida.

Ponernos metas, objetivos y desear con gran ilusión lograrlos, ilusión es la pablara mágica para rehacerse de nuevo, el dolor, lo terriblemente inesperado nos empuja a encontrar sentido para continuar, se dan la reflexión, la introspección, el análisis y aclarar el sentido de la propia vida. Para salir de ese sufrimiento se necesita identificar la situación, valorar con qué elementos contamos y si es necesario, pedir ayuda profesional, si la carencia es de salud, económica, de violencia, apoyarnos en quienes nos pueden sostener mientras tambaleamos. La actitud que pongamos ante la situación que nos rebaza será fundamental.

En la actualidad, la infelicidad nos acecha constantemente pues nos hemos programado para tener el control en todo, si no es así, tanto el miedo como la ansiedad se apoderan de la persona dejando a un lado la oportunidad de descansar, disfrutar y/o vivir el presente pues la tendencia al perfeccionismo, la imagen y la tecnología nos están carcomiendo. Los estados constantes de estrés nos hacen liberar altas cantidades de cortisol, lo cual nos inflama y desestabiliza al organismo, por eso la importancia de saber cómo funciona nuestro cerebro, qué enlace tan determinante tiene con nuestro sistema endocrino el cual libera las hormonas que nos darán sustancias reparadoras y benéficas como las endorfinas o los altos niveles de noradrenalina o cortisol produciendo daños en nuestra salud cuando los estadios son prolongados y casi constantes. Aquí se pierde inmediatamente el equilibrio que nos da la paz, la tranquilidad, incluso el sueño reparador.

La disciplina de hacer meditación, practicar ejercicio y cuidar la nutrición adecuada son indispensables para el camino de la felicidad, la felicidad es todo un programa y aunque no es algo sencillo lo vale comparado con los resultados. La mente y el cuerpo no distinguen lo real de lo imaginario, si mi sistema de creencias y pensamientos son negativos, así percibiré la vida, cada pensamiento genera una emoción, atrae un sentimiento, observemos nuestra construcción de ideas, de suposiciones, que introyectos que tenemos, de ahí surge nuestro estilo de vida y por ende el camino de la felicidad o la frustración, la preocupación y/o el sufrimiento.

Por lo tanto el primer reto es desplazar la distracción de la realidad llamada tecnología, las cosas reales pasan en la vida real, no en una pantalla; si se fundamenta el bienestar en el Facebook, por ejemplo, al no tener lo esperado como la aceptación de los otros, muchos seguidores o muchos me gusta, la persona codependiente a estos factores cae en una infelicidad inmediata pues la supuesta felicidad que dan los caminos virtuales es irreal y efímera.

Necesitamos conocer nuestro cerebro, cada parte tiene una función muy especial en cuanto a los recuerdos, las ideas, los sentimientos, filtros que nos ayudarán a dar un enfoque asertivo a nuestras conductas, acciones y hábitos. El camino del yoga está intrínsecamente ligado al camino de la felicidad, está basado en la introspección, en el presente, en la respiración, etc., sobre todo en lo real, nuestro verdadero yo, pero para complementar la experiencia del yoga es necesario, importante y fundamental leer, estudiar sobre nosotros mismos, se necesita aprender, invertir en conocimiento, ahora se busca felicidad  ipso facto y para ser feliz se necesita mucha conciencia y dedicación.

Namaste.

 

Por: Paty Maytorena

Yoga Master

patymaytorena@hotmail.com

Cel. 667 751 2884

Leave a comment