Durante este mes celebramos la Semana Santa, que es sin duda uno de los momentos litúrgicos más importantes de todo el año. Podemos vivirla acompañando a Jesús con nuestra oración y conmemorar su entrega por nosotros.

También es un momento de descanso, de pasar días de diversión, junto a la familia y los amigos. Alejarnos un poco de la rutina y renovarnos, buscando siempre ser mejores personas.

Saber vivir, con la intensidad que nos da el amor a la vida. Porque cada cosa llega y se va a su tiempo. Porque cada instante cuenta y cada día es una bendición.

Que en estos días más calurosos que se acercan disfrutes cada nuevo amanecer y cada nuevo atardecer. Así como la noche se abre paso al día, de la misma forma podemos enfrentarnos a cualquier obstáculo, y siempre… podemos volver a empezar. No temamos al error, porque al final todo es una experiencia, la vida misma lo es.

Un cordial abrazo

Leave a comment