Yo, Tonya se estrenó hace pocos días en cines mexicanos. La película es protagonizada por la actriz australiana Margot Robbie encarnando a Tonya Harding, ex patinadora artística estadounidense.

Robbie obtuvo su primera nominación al Óscar como mejor actriz gracias a este papel. La película también fue nominada en las categorías de Mejor Actriz de Reparto y Mejor Montaje.

Pero, ¿qué es lo que hace especial a esta película? La respuesta es una de las fórmulas ganadoras del cine: contar la historia de una persona controvertida (un personaje tanto amado como odiado) interpretado por un actor famoso con (verdadero) talento.

A inicios de los 90s, Tonya Harding se convirtió en la mejor patinadora artística de Estados Unidos y en medallista olímpica de plata. Su carrera y fama pronto acabaron al ser acusada de participar en el ataque a Nancy Kerrigan, patinadora estadounidense a quien intentaron romperle una pierna  para evitar que participara en los Juegos Olímpicos de Invierno de 1994.

Como resultado, Harding fue declarada culpable, además de que fue vetada de por vida por la Asociación de Patinaje Artístico Estadounidense y su imagen quedó irremediablemente dañada, la cual ha tratado de reparar mediante libros, entrevistas, y ahora con una película, la cual nos muestra como Harding sufrió de abuso por parte de su madre desde pequeña y posteriormente de su primer esposo Jeff Gollooly.

Por su parte, Margot Robbie es una de las actrices más famosas actualmente y tiene una carrera impactante a pesar de su corta edad. Entre sus roles más importantes han sido Naomi Lapaglia en El Lobo de Wallstreet, Harley Quinn en Suicide Squad y Jane Porter en La Leyenda de Tarzán.

El domingo 4 de marzo sabremos si Margot Robbie logra superar a veteranas del cine como Meryl Streep y Frances McDormand, además de Saoirse Ronan y Sally Hawkins, para así llevarse su primer Óscar.

Leave a comment