VIAJANDO POR… Byron Bay, el destino más ‘cool’ y bohemio del mundo

Byron Bay es sin duda uno de los destinos más bellos para visitar en Australia. Una localidad que no cuenta con un sólo defecto; tanto, que se convirtió en un punto de visita obligatorio para turistas de todo el mundo. Haber sido una ciudad Hippie en los años 60 y 70 permite que aún preserve esa atmósfera, contando ahora con una población Hipster en crecimiento. El bohemio pueblecito australiano, con sus playas de arena blanquísima, atardeceres eternos en festivales de música, interminables roadtrips por la costa, puestos pletóricos de fruta orgánica, artesanos y un gran número de surfistas, atrae a amantes de la felicidad y la vida sencilla.

Byron Bay se encuentra al Norte del estado del New South Wales, y a una hora en auto del Sur de la Gold Coast. Byron vive totalmente del turismo, que es atraído por el ambiente artístico y relajado, además de la belleza de sus playas y sus actividades nocturnas. El centro de Byron queda a las orillas del mar, con cuadras y calles estrechas para minimizar el volumen del tráfico. En el centro hay diversos bares y cafés, algunos con fotos de Bob Marley, Janis Joplin, Jimi Hendrix y Led Zeppelin en las paredes, aún pinturas psicodélicas y cuadros de olas perfectas y ocasos del sol. En lo que respecta a la comida hay una gran variedad, desde comida natural y orgánica, hasta jugosos platos de frutos del mar, pescados en las inmediaciones. Muchos de esos establecimientos colocan mesitas en las calles, desde donde se puede apreciar el movimiento de peatones y turistas.

Frente a la ciudad, hay una playa de agua transparente y arena blanca en la cual muchas mujeres suelen ir topless y broncearse al sol. Su extensión hacia la izquierda nos lleva a una reserva forestal. Mientras que para la derecha se forma una gran curva hasta llegar al Cabo Byron, el punto más lejano al Este de Australia. En la cima del monte del Cabo, un Faro aún en funcionamiento, nos trae recuerdos de épocas distantes cuando navíos a vapor hacían comercio de productos agrícolas cultivados en la región. La vista desde el faro, abierto público, es espectacular y permite un ángulo de visión de 360 grados. Desde allí se puede observar, ballenas en migración, gran cantidad de delfines y también tiene una buena vista de la ciudad y sus inmediaciones.

El Surf en Byron Bay, fue uno de los grandes responsables del crecimiento de la zona, y marcó un ritmo de vida despreocupada y alternativa que atrajo a muchos Hippies a establecerse en las montañas de la región. Muchos hasta hoy viven por allá como artesanos, agricultores (en plantaciones 100 % orgánicas) y otras actividades. El Surf aún domina el estilo de vida local, lo que puede ser fácilmente confirmado por la cantidad de tiendas de artículos para este deporte en todas las calles de la ciudad. La famosa ola de Byron Bay consiste en 3 puntos, que se juntan cuando sube la marea, creando una larga ola que se dirige a la derecha. La ola comienza en la punta del cabo, y entra a toda la bahía con tubos regulares y sincronizados, como en una máquina de alucinaciones. Cuando las olas están grandes en Byron, toda la ciudad lo disfruta. Asimismo la localidad es también conocida por la preferencia de algunos habitantes por plantas medicinales y, hay que decirlo, también por las plantas alucinógenas.

La playa a la derecha del faro, es larga y abierta con olas mayores que las de la ensenada, lo que proporciona un surf decente los días de olas pequeñas. Al final de esa playa queda otra punta llamada Broken Heads, que además de muy bonita, esta muy poco habitada y ofrece un Surf de excelente calidad con un punto de derecha. El hospedaje en Byron Bay no es problema, ya que cuenta con innumerables Backpackers Hostels, dos de ellos excelentes: Campings y Caravan Parks. Los hoteles varían desde simples hasta lujosos. Aunque a veces, durante la temporada alta (en abril), acontece el Festival Internacional de Blues, y por ello puede ser difícil encontrar cupo en las acomodaciones más baratas de la ciudad.

La nueva carretera que conecta Byron Bay y Gold Coast, puede ser recorrida a una velocidad máxima de 110 km, lo que permite llegar a Surfers Paradise Gold Coast en solamente 45 minutos. Existe otra carretera que conecta Byron hacia el Sur, con la ciudad de Ballina, que tiene en ambos lados vegetación densa con árboles altos, muchas flores y plantas nativas. Hay casas de campo que dan a la carretera con fachadas tan bonitas que llegan a distraer al conductor. A continuación, y a pocos kilómetros más adelante, está Lennox Heads, otra ciudad de 12.000 habitantes con un punto de derecha espectacular. Del otro lado de la punta de Lennox, hay una sucesión de puntos para surfear con solamente 1 km de distancia uno del otro. Esto hace de esa área un verdadero playground para los surfistas. Una tercera carretera que sale de Byron, y va hacia el interior en dirección hacia las montañas, es igualmente linda. En el trayecto se pasa por ríos y cascadas, además de florestas con excelentes senderos para caminatas ecológicas.

Byron Bay tiene una población de 20 mil habitantes, incluyendo los que viven en las montañas, además de centenares de miles de turistas que viajan al año. Los turistas vienen de todas partes del mundo, en su mayoría son jóvenes que van en búsqueda de aventura, y diversión. Muchos escritores, cineastas e intelectuales, se mudaron a Byron con el advenimiento de Internet, y hoy producen obras maravillosas para televisión, teatro y para la literatura australiana. La ciudad se hizo un centro cultural, solamente igualado en cantidad de profesionales del ramo, por Melbourne o Sydney. El ayuntamiento de la ciudad apoya al desarrollo sostenido, siempre que no altere las características de la ciudad. Mercados para productores alternativos y un complejo de tiendas rústicas para que los artesanos puedan vender sus productos, están de entre algunas de esas medidas que están trayendo óptimos resultados.

Byron Bay: un lugar que hace brotar un poderoso sentimiento de libertad en quien lo visita.

¿Qué otros lugares en Australia tienen una atmósfera parecida? ¿Cuáles serían las paradas de un posible roadtrip que sintetizase la esencia bohemia?

Conducir desde Sydney hacia arriba por la costa, parando en Bellingen y Ulmarra, adonde llegar al atardecer para sentarte en el río mientras ves el sol desaparecer. Luego llegar a Byron Bay, y más tarde, pasar por los vecinos Bangalow y Nimbin (donde bastará con una excursión de un día para empaparte del espíritu del lugar). Por fin, parar en Noosa y, entonces, conducir todavía más arriba, hacia Port Douglas, para visitar la Gran Barrera de Coral. También hay un montón de lugares maravillosamente bohemios en Melbourne, y pasar algo de tiempo allí. Mientras escuchas Fleetwood Mac como banda sonora del camino.

Leave a comment