Sé que es un tema muy sonado hoy en día, pero, ¿te has puesto a pensar qué significa realmente esto y cómo se vive?

Nuestra mente genera de 60 mil a 65 mil pensamientos al día, el 95 % de éstos son negativos. De un pensamiento surge un sentimiento, éste nos lleva a hacer y decir cosas. Si no nos damos cuenta de qué es lo que pensamos, no vamos a entender por qué vivimos lo que está sucediendo en nuestras vidas. Donde pones tu atención a través de tu pensamiento, al conjunto del sentimiento, esto es lo que se creará. Si sólo piensas en que todo está mal y en la desgracia, justo esto sucederá. Los pensamientos son muy automáticos como el respirar, no se hace la consciencia de ellos.

Las personas somos como un imán, si emitimos pensamientos positivos emanamos energía positiva, si son negativos emanaremos pensamientos y sentimientos negativos.

Nadie está destinado a la mala suerte, a la mediocridad o al sufrimiento, mas a cada quien le pertenece la opción de tomar acción sobre su vida y orientar sus pensamientos hacia sus metas.

El destino no es algo fijo y determinado, aunque tu futuro dependerá de lo que se produce en el presente. La manera en la que te sientes en todo momento hace toda la diferencia, el cómo te sientes es el resultado de tu forma de pensar. Y lo que pasa en tu vida es el resultado de tus pensamientos, sentimientos y decisiones. Estás donde estás pues eres el resultado de tus decisiones pasadas.

Un cambio de consciencia en este momento transformaría tu experiencia en el futuro. Con sólo una pequeña dosis de energía positiva que apliques para cambiar tu rumbo en el presente, podrá mover montañas en el futuro.

Esa pequeña dosis de energía son tus pensamientos, porque detrás de cada palabra y de cada acción, hay un pensamiento. Entonces podemos decir que el pensamiento es la energía y cada vez que pensamos estamos construyendo nuestro futuro.

Tú puedes transformar tu vida y vivir como deseas. Puedes convertirte en esa persona que ya eres muy dentro de ti. Puedes encontrar tu alma gemela, ese puesto de trabajo que quieres, tener relaciones sanas, obtener todos los recursos necesarios para crecer, llevar una vida satisfactoria y abundante.

Aquí algunas recomendaciones:

1. Ámate y acéptate como eres, por encima de todas las cosas. Para atraer buena salud y bienestar no hay nada mejor que dejar pasar todo aquello que es tóxico como, por ejemplo, los pensamientos y sentimientos negativos. Sé positivo y verás que atraerás más energías positivas que aquellas que son malas. Todo cambia.

2. Evita pensar en cosas malas del pasado y libérate de esas ataduras. Deja de culparte por lo que podrías haber hecho pero que no llevaste a cabo, pues es imposible retroceder en el tiempo. Ten presente que tu vida es el aquí y el ahora y no el pasado o el futuro.

3. Utiliza tu imaginación y tu visualización creativa a tu favor y no en detrimento de todo aquello que haces. Cada vez que emprendas algún proyecto nuevo no dudes en imaginar las cosas como quisieras que fueran y no de forma negativa. Verás que las buenas energías llegarán a ti antes de lo que piensas.

Si quieres cambios en tu vida requieres cambiar tu forma de pensar, la que has tenido no te ha llevado a la vida que quieres, cambia tu forma de ver el mundo, de conducirte en la vida y todo cambiará.


Por: Karla Rochín del Rincón

Lic. Ciencias de la Comunicación, Psicoterapeuta Gestalt, Instructora Certificada Thetahealing.

Info. (668) 832-9863

Leave a comment