TRANSFÓRMATE…

“No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cual es la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.” Romanos 12:2

Transformarse significa que los cambios no se dan de la noche a la mañana, sino que en cada área de nuestra vida en la que podríamos estar estancados vamos poco a poco soltando ataduras, abriendo la mente y renovando lo que nos impide avanzar o desechándolo por completo.

La transformación es un trabajo diario, no arduo pero si constante, que requiere mucha disciplina, en ocasiones sacrificios pero con el ingrediente principal que es el amor teniendo la dirección correcta para ver claramente que debo cambiar para lograr nuestros objetivos.

Debemos aceptarnos tal y como somos, como estamos ya que con un propósito muy definido y perfecto Dios nos creó así, no es casualidad que vivamos en este lugar y estemos rodeados de las personas con las que convivimos a diario ya que es necesario estar aquí para aprender a vivir, madurar, crecer con las buenas y malas experiencias.

También fuimos creados de una u otra manera para bendecir a las personas que conforman nuestro entorno y sólo lograremos hacerlo si entendemos este principio de transformación diaria para dar lo mejor de nosotros y ser mejores personas.

El primer paso para lograrlo es la RECONCILIACIÓN y la ACEPTACIÓN dejando a un lado la vanidad y el apego a las cosas materiales como primera necesidad y dando paso a la HUMILDAD y AGRADECIMIENTO por lo que hemos vivido estando siempre abiertos para recibir nuestro presente.

Entonces, la transformación tiene sus secretos:

BUENA ACTITUD ANTE LA VIDA. Lo he dicho anteriormente, las circunstancias externas no las podemos controlar pero sí nuestros pensamientos y cómo enfrentamos la vida. La felicidad, como también se los he mencionado, es una decisión personal y diaria, no una opción.

CUIDAR NUESTRO CUERPO por dentro y por fuera. Empecemos el día con el mejor maquillaje que podemos usar y natural que es UNA SONRISA, luego continuemos con nuestro cuerpo: ejercitarlo, alimentarnos sanamente, meditar, orar, relajarnos y buen descanso, en ocasiones buscar momentos con los amigos y divertirnos sanamente, porque eso relaja nuestro espíritu y despeja la mente.

ES IMPORTANTE FIJARNOS METAS. No sólo soñemos que está bien, es indispensable fijar objetivos claros hasta alcanzarlos, proyectos de vida que puede ser que en el intento por alcanzarlos nos equivoquemos pero con dedicación llegaremos y lo lograremos, y si no salen las cosas como nosotros las planeamos… No pasa nada.

VIVAMOS CADA MOMENTO. Sólo tenemos el día de hoy para vivirlo porque ya no podemos hacer nada con lo que pasó, eso lo debemos de tener muy claro y el futuro aún no existe, así que canalicemos nuestras energías en el día que vivimos y les aseguro veremos cambios significativos. “Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su propio afán. Basta a cada día su propio mal.” Mateo 6:34

MEJOREMOS NUESTRO HUMOR. Si tomamos la vida sencilla como es y no nos complicamos la existencia todo irá mejor dejando a un lado el mal genio y cambiarlo por el buen humor. ¡Sonríe, sonríe y sonríe! Eso nos ayuda a mejorar nuestra autoestima.

CUIDEMOS NUESTRAS RELACIONES. Es indispensable para vivir en armonía. Luchemos por rescatar las que edifiquen nuestra vida, desechemos por salud las que nos detienen y conservemos las que nos hacen felices. Los amigos van y vienen, nos debemos de quedar con los verdaderos aunque sean pocos, aquellos que no nos critiquen ni hablen a nuestras espaldas ni para bien ni para mal, con los que no nos rompen el corazón, con los que contra viento y marea están ahí  y en los momentos más oscuros son luz, con los que no juzgan y por nada te dan la espalda siempre dispuestos a ayudarte y abrazarte cuando más lo necesitamos. 

PRACTIQUEMOS EL PERDÓN. Aligera nuestras cargas y nos da paz interior. Perdonemos y si es necesario, pidamos perdón.

VIVAMOS LA FE. Al vivir nuestra fe nos llenamos de esperanza y nos da paz mental y emocional, nos ayuda a liberarnos de preocupaciones, temores y ansiedades. Creamos y veremos cosas buenas en nuestras vidas.

Tengamos presente que los pequeños buenos detalles TRANSFORMAN, nos transforman para cada día ser mejores personas si estamos dispuestos y receptivos a tomarlos y cambiar.

CONSEJO. Debemos mirarnos al espejo cada día, regalarnos una gran sonrisa y admirar la hermosa persona que somos y agradecer a Dios por existir.

 

OLGA BEATRIZ PEREZ BERRELLEZA

Leave a comment