El dolor de espalda es su síntoma propio. Sin embargo, existen diversas maneras de sentir dolor de espalda, y sus síntomas dependerán de qué es lo que causa el dolor y la parte de la columna afectada.

Puede ser agudo o crónico. El dolor agudo dura entre cuatro y seis semanas, en cambio el dolor crónico es persistente, de largo plazo, y a veces dura toda la vida. En algunos casos, inclusive pueden tener episodios de dolor agudo.

El dolor puede ser repentino e intenso, o más bien sordo. Puede surgir con el movimiento o incluso al toser o estornudar. Además, es posible que sienta sus brazos o piernas adormecidos (los síntomas en las piernas suelen denominarse ciática, y son provocados por el pellizco de un nervio).

Es importante que reciba un tratamiento adecuado para su espalda. Busque asistencia médica si el dolor persiste, y hágalo inmediatamente si siente dolor junto con alguna de las siguientes señales de emergencia:

El dolor aumenta significativamente.

El dolor afecta las actividades cotidianas.

Adormecimiento o debilidad de la ingle o piernas.

Adormecimiento, temblor o debilidad en brazos o manos.

Prevención con la quiropráctica

Prevenir es la clave. Cada día llegan nuevos pacientes a nuestra clínica sintiendo que ya no podían más, con un dolor de espalda agudo, o bien, que se han acostumbrado a ese dolor intenso, tanto, que ya es crónico. Muchos de ellos en el pasado han sufrido alguna pequeña molestia a la que ni siquiera prestaron atención.

Pero, ¿cuántos de ellos han pensado que eso se podía haber prevenido? ¿Cuántos de ustedes se han realizado una revisión de la columna vertebral? Es ella la que nos permite caminar, movernos y mantenernos de pie. El sistema nervioso y cerebro controlan todas las funciones corporales, existe una comunicación entre ellos y esa información pasa por la columna y va hacia el resto del cuerpo (órganos, músculos, células, etc.). ¡¿Cómo vamos a permitirnos tener interferencias en esa comunicación?!

Estas interferencias nerviosas, las pueden causar lo que en la quiropráctica llamamos “subluxaciones” —que es la desalineación o disfunción de la columna vertebral en cuanto a la movilidad.

¿Sabían que los primeros desplazamientos vertebrales se producen el día en que nacemos con el parto? ¿Y que sólo un 10 % de subluxaciones producen dolor?

Si el cuerpo no funciona a su máxima capacidad, se hace más susceptible a lo que llamamos ‘mal-estar’ y por ello el cuerpo enferma o se vuelve sintomático. Por eso, los quiroprácticos no ponemos atención a los síntomas, sino que nos enfocamos en lo que causó esos síntomas, es decir, buscamos el origen del problema y trabajamos sobre ello.

Recibir tratamiento quiropráctico de forma regular puede prolongar la vida útil de la columna vertebral, prevenir la degeneración espinal progresiva, mejorar nuestra calidad de vida y potenciar capacidades.

La quiropráctica es algo más que un remedio al dolor.

Por: Dr. Mario López Egusquiza

Médico Quiropráctico

Clínica Quiropráctica Culiacán / Terapia Física / Rehabilitación

Dirección: Dr. Mora #1522, Las Quintas, Culiacán, Sinaloa, C.P. 80060

Celular: (667) 162-0879

Clínica: (667) 258-0536

Leave a comment