Algunas personas creen que la felicidad se busca cambiando de trabajo, mudándose a otra ciudad o teniendo dinero. Pero, ¿en realidad sabes lo que es ser feliz?

Es posible que en algún momento sientas que necesitas tener algo más de lo que ya tienes, y si este fuera el caso, una persona feliz sentirá que tiene todos los recursos para obtener lo que desea. Esto quiere decir, que no importa lo mucho o poco que tengas, si te alimentas de los momentos que te hacen sonreír y crecer, podrás obtener la energía que necesitas para que puedas ser feliz sin la necesidad de tener cosas materiales.

Existen personas que creen tenerlo todo, pero en realidad están vacías por dentro. Otras, creen que no tienen mucho, pero en realidad no les hace falta absolutamente nada. ¿Será verdad que no podemos tenerlo todo?, nos han hecho creer que nadie puede ser completamente feliz, pero, ¿por qué?

Sí existen los problemas, sí debemos de asumirlos, sí debemos de llorar, evadir aquello que nos hace mal sólo aumenta nuestro miedo y nos impide abrirle las puertas a la felicidad.

Puede parecer absurdo, pero si no pasamos por momentos de tristeza, ¿qué nos va a levantar? Todo tiene una relación, es por eso que si tú eres de las personas que cree tenerlo todo y finge ser feliz, te invito a que te permitas sentir y a darte la oportunidad de tener altibajos. Si eres de las que creen que no tienen mucho, te invito a que mires a tu alrededor, mírate al espejo y valora que tienes salud, una familia, personas que te quieren y lo más importante, tienes vida.

Mereces ser feliz, atiéndete, escúchate, sé el o la protagonista de tu vida y vive como si fuera tu último día. La clave está en tener un equilibrio, en hacer más de lo que te sume y menos de lo que te reste. No olvides que no estás atado a nada, no permitas que un momento de frustración te derrumbe y haga cambiar tu forma de pensar. Aprende que en esta vida y en todas, siempre seremos el maestro de alguien más y que la felicidad se contagia. Rodea tu vida de personas auténticas que te permitan ser tú mismo en cada momento. Si tu pensamiento pone los muros y tu actitud crea fortalezas, jamás dejarás entrar los vientos de felicidad. Sé auténtico, sé tú mismo, atiende a tu yo interno y ¡libérate!

A veces, para ser felices hay que hacer un viaje a nuestro interior para sanar las heridas y carencias del ayer, una vez que lo hagas y quedes satisfecho/a y hayas liberado tus miedos, es momento de abrir los ojos y el corazón para creer en ello, creer en que en verdad mereces ser feliz. Somos creadores de nuestro propio destino, nuestra calidad de vida depende de nosotros mismos, somos los creadores de nuestra felicidad. Recuerda estos últimos tres puntos que te doy para que cada vez que estés pasando por un mal momento no olvides lo importante que es levantarse y seguir adelante… Elige ser tu prioridad, elige ser feliz.

 

Por: Marisol Robles Salomón

@marisoolrs

Leave a comment