El Santo fue el nombre artístico de Rodolfo Guzmán Huerta, un luchador profesional y actor mexicano. Con el sobrenombre de El enmascarado de plata, llegó a ser uno de los luchadores más famosos de México y el mundo, un ícono en la cultura mexicana del siglo XX.​

Como luchador, peleó de 1942 a 1982, periodo de cuatro décadas en el que nunca fue desenmascarado. Desde los años 50 en México era un héroe popular y un símbolo de la justicia para las personas, ya que su personaje trascendió el ámbito de la lucha libre y se transformó en un superhéroe al lograr un manejo muy hábil de su imagen en diversos medios masivos.

Fue transformado hacia 1952 en héroe de historieta con la publicación semanal Santo, El Enmascarado de Plata ¡Una aventura atómica!, editada por José G. Cruz y que llegó a vender miles de ejemplares semanales. Pero El Santo se convirtió en un referente mediático internacional debido a su incursión en el cine en 1958, protagonizando 52 filmes en los cuales peleó contra distintos enemigos como hombres lobo, mujeres vampiro y extraterrestres. Dichas películas fueron un éxito de taquilla no sólo en México, sino en gran parte de América Latina, Europa y algunos lugares tan distantes como Líbano, Rusia o Turquía.

El género de luchadores fue inaugurado en 1952 por otro luchador profesional enmascarado, “El Médico asesino”, en una película cuyo título fue, irónicamente, “El Enmascarado de Plata”. Pero fue hasta 1958 cuando Santo se convirtió en personaje de cine, logrando un éxito arrollador puesto que venía precedido por el éxito logrado en la historieta que se publicaba desde 1952. Otras figuras del cuadrilátero como Huracán Ramírez, Blue Demon y Mil Máscaras también incursionaron en el cine, pero nunca tuvieron la fama de Santo, a quien podemos considerar el primer gran producto mercadológico surgido de la lucha libre.​ Después del fallecimiento de Rodolfo Guzmán, uno de sus hijos, Jorge Guzmán Rodríguez, adoptó la máscara de su progenitor, dándose a conocer como El Hijo del Santo.

Sus inicios

El Santo nació en Tulancingo, Hidalgo, el 23 de septiembre de 1917, hijo de Josefina Huerta Márquez y Jesús Guzmán Campuzano. Fue el quinto de siete hijos. Llegó a la Ciudad de México en los años 20, cuando su familia se asentó en el Centro Histórico capitalino, en una vecindad conocida como la Covadonga, en la calle Belisario Domínguez. ​En un inicio, practicó béisbol y fútbol americano, pero después se interesó por la lucha. Aprendió Jiujitsu y luego lucha grecorromana, y algunos testimonios indican que tomó clases de pintura.

Hacia 1933 o 1934, a la par que trabajaba como obrero en una fábrica textil, aprendió lucha libre entrenando junto a sus hermanos Miguel y Jesús en el Casino de la Policía. La lucha libre ya despuntaba en popularidad entre el público, impulsada por el empresario Salvador Lutteroth. Su hermano Miguel debutaría como Black Guzmán en 1934 y Jesús como El Pantera Negra. Desafortunadamente El Pantera Negra falleció en un show de lucha en Puebla el 13 de agosto de 1934.

Durante la segunda mitad de la década de 1930, Rodolfo Guzmán se estableció como luchador, usando los nombres de: Rudy Guzmán, El Hombre Rojo, El enmascarado, El Incógnito, El Demonio Negro, El Murciélago Enmascarado II. Este último nombre fue una copia de otro famoso luchador de esa época, y después de un reclamo por el nombre por parte del Murciélago original, Jesús Velásquez, la Comisión Mexicana de Boxeo y de Lucha declaró en 1938 que Guzmán no podría utilizar ese nombre. Cabe señalar que Bobby Arreola había desenmascarado a Rodolfo Guzmán cuando empleaba el nombre de Murciélago II.

Escalada a la fama

En 1942, el entrenador don Jesús Lomelí, estaba armando un nuevo equipo de luchadores, todos con vestimentas plateadas, y quería que Rodolfo fuera parte de este equipo. Él le sugirió tres nombres: El Santo, El Diablo, o El Ángel, y Rodolfo eligió el primero. El 26 de abril luchó en La Arena México por primera vez como Santo. En sus inicios, combatía en el bando de los Rudos (lo cual no le favorecía para obtener el apoyo del público, ya que en la época la gente apoyaba en mayor medida a los técnicos); posteriormente se cambió al bando técnico. Bajo su nuevo nombre rápidamente desarrolló su propio estilo, y su agilidad y versatilidad lo hicieron muy popular. También cabe mencionar que como parte de su entrenamiento, a mediados de la década de 1950 comenzó a entrenar en la arena coliseo de Guadalajara, Jalisco, en el plantel de Cuauhtémoc El Diablo Velasco, fundador de la primera escuela de lucha libre profesional, con quien pulió su estilo y forma de luchar.

Ícono

A partir de 1952, el artista y editor José Guadalupe Cruz comenzó a publicar la historieta Santo, el Enmascarado de Plata, convirtiéndolo en el primer personaje luchador de la historieta mexicana, cosa que también hicieron Black Shadow, Huracán Ramírez, El Solitario y Tinieblas, usando la misma técnica creada por José G. Cruz (color sepia y fotomontaje en fondos dibujados). La historieta se publicó hasta los años ochenta. En los primeros años era el propio luchador quien posaba para las fotos de la historieta, pero luego de unos años (y algunos problemas legales) fue sustituido por Héctor Pliego, Míster México 1969, y el personaje se tuvo que diferenciar del original sin emplear mallas y sumando una “S” sobre un círculo negro en la frente de la máscara.

En los finales de los años 50, Fernando Osés, luchador y actor, invitó a Guzmán a trabajar en películas, propuesta que aceptó, aunque sin abandonar su carrera en la lucha libre, compaginando ambas actividades. Fernando Osés y Enrique Zambrano escribieron libretos para las dos primeras películas de Santo, Santo contra el Cerebro del Mal y Santo contra los Hombres Infernales, ambas estrenadas en 1958, y dirigidas por Joselito Rodríguez. La filmación se llevó a cabo en Cuba, y el rodaje terminó un día antes que Fidel Castro entrara en La Habana y declarase la victoria de la revolución cubana.

Aun cuando ambas películas tenían un bajo presupuesto y fueron altamente improvisadas, tuvieron gran aceptación por parte del pueblo mexicano y se convirtieron rápidamente en éxitos de taquilla, abriendo camino para más películas de Santo.

El estilo de estas películas fue esencialmente el mismo durante las 52 películas que protagonizó, con argumentos donde actuaba como superhéroe luchando contra criaturas sobrenaturales, científicos locos o el crimen organizado.

Aunque las tentativas de crear un estilo de horror gótico generalmente se consideraron menos que acertadas, y la película se considera más como una comedia (involuntaria) que un filme de horror en la actualidad, éste fue un enorme éxito en taquilla, y se exportó a muchos países. En ciertos círculos de Europa las películas del Santo fueron consideradas verdaderas “joyas” de un supuesto “cine surrealista mexicano”, junto con las películas del célebre actor y director Juan Orol; pues suponen que la ingenuidad y el extremo descuido con que son facturadas son algo totalmente intencional.

Influencia en la cultura

Su influencia ha llegado a diversos medios como icono de arte pop. El personaje El Santos de los moneros Trino y Jis es una parodia en tiras cómicas que apareció en los diarios La Jornada y Reforma durante la década de los 1980s y 1990s y del cual se realizó una película en 2012, El Santos vs. la Tetona Mendoza.

La novela de 1994 titulada Xanto: Novelucha libre, del escritor mexicano de origen poblano José Luis Zárate, en tono satírico sobre un héroe enmascarado, que lucha contra fuerzas sobrenaturales que planean apoderarse de la ciudad de Puebla para después apoderarse del mundo.

En la serie animada El Chavo animado, existe un personaje llamado “el Justiciero Enmascarado” que posiblemente sea una referencia al mismo Santo (y otros luchadores) por su parecido físico y el hecho de mostrarlo en películas luchando contra monstruos, etc tal como lo hacía El Santo.

En la serie animada ¡Mucha Lucha!, existen dos personajes llamados “El Fundador” y “Máscara de Plata” que hacen referencia al Enmascarado de Plata por su parecido y su sobrenombre.

En la película de Disney y Pixar “Coco”, el Enmascarado de Plata hace una breve aparición en donde un guardia, entusiasmado por conocerlo, le pide una fotografía de recuerdo.

Muerte

Santo jamás perdió su máscara plateada en combate y se creó el mito de que nunca se quitaba su máscara. Se retiró de los encordados en 1982. A principios de los años 80, se presentó en el programa “Contrapunto” de Jacobo Zabludovsky, donde el presentador logró despojar de su máscara a “Santo”, aunque sólo mostró una pequeña parte de su rostro. El 5 de febrero de 1984 murió de un infarto de miocardio después de una actuación en el Teatro Blanquita; este no era su primer infarto, ya que algunos años antes había sufrido uno mientras se desarrollaba una lucha en contra de los Misioneros de la Muerte. Al día siguiente fue sepultado en Mausoleos del Ángel ante 10 mil personas que fueron a despedirlo, así como varios luchadores, entre ellos Black Shadow y Blue Demon, quienes cargaron el féretro.

Leave a comment