IN MEMORIAM

Prince extravagante y provocador genio de la música

Compositor, multi-instrumentalista, cantante, productor y actor, fue durante su regreso a los escenarios tras una enfermedad que le había llevado a cancelar dos de sus conciertos e incluso a pasar por un hospital en Illinois, que el artista falleció a los 57 años de edad. “No recen por mí todavía”, les había pedido Prince a sus fans poco antes y pese a esas señales de alerta, la noticia de su muerte llegó como algo inesperado. Una forma de marcharse en línea con la figura de un artista que fue a la vez extravagante, ostentoso y llamativo pero celoso de su vida privada.

Prince tocaba más de 20 instrumentos diferentes y grabó más de 30 discos. Entre sus éxitos más destacados están Let’s Go Crazy, When Doves Cry, Purple Rain, Little Red Corvette, 1999, Raspberry Beret, Kiss, Batdance y Controversy. Sin embargo, se mantuvo fiel a su ciudad de origen y no cambió su residencia para trasladarse al glamuroso Hollywood.

También compuso canciones para otros artistas como el caso de Nothing Compares 2U, que la irlandesa Sinead O’Connor convirtió en gran éxito global en 1990 o Manic Monday, de The Bangles, entre otros éxitos. Ganó el Oscar a mejor banda sonora por Purple Rain, película que el artista protagonizó.

Versátil y pionero

Su innovadora música combinó rock, funk y pop, jazz y R&B; ganó siete premios Grammy, un Oscar a la mejor canción y vendió más de 100 millones de álbumes a lo largo de su carrera.

Nacido el 7 de junio de 1958 en Minneapolis, Minnesota, Prince Rogers Nelson compuso su primera canción a la edad de siete años. Su padre, llamado John L. Nelson, músico aficionado, formaba parte de un grupo de jazz llamado Prince Rogers Trio, del cual tomó el nombre para su hijo. En él conoció a Mattie Shaw, cantante del grupo con la que se casó y futura madre del artista.

Debutó con su primer álbum con sólo dieciocho años, y en julio de 1978 entró por primera vez en las listas norteamericanas de música soul con un tema titulado Soft and wet, en el que Prince introdujo un estilo innovador al fusionar funk y rock. En noviembre lanzó al mercado For you, del que vendió 300.000 copias. Con su siguiente disco, titulado Prince, alcanzó todavía mayores éxitos.

A partir de ese momento trató de controlar todo el proceso de producción de sus trabajos. Para ello contó con un estudio de grabación propio, y se ocupó personalmente de su vestuario, de las coreografías y de elegir a los músicos que le acompañaban. En 1982 fue número uno en los Estados Unidos con el álbum doble titulado 1999. Su ascensión fue meteórica desde entonces, hasta convertirse en el más directo rival de Michael Jackson y en uno de los músicos de rock superventas de la década de los ochenta y de los noventa.

En 1984 rodó su primera película, Purple rain, cuya banda sonora recibió el Premio Grammy. Del mismo año es el célebre álbum con el mismo título. Al año siguiente, en Around the world in a day, jugó con nuevos sonidos experimentales que rozaban la psicodelia. Su lanzamiento coincidió con la inauguración de su propio sello discográfico, Paisley Park. En el verano de 1985 rodó la película Under the cherry moon. Un año más tarde editó el LP Parade y poco después Sign o’ the times (1987), que se convirtió en uno de sus álbumes más vendidos.

A continuación se produjo el escándalo de The black album, un disco que al parecer se editó de forma pirata; la Warner trató de destruir todas las copias, pero algunas consiguieron filtrarse y se hicieron nuevas grabaciones ilegales. Posteriormente grabó la banda sonora de Batman (1989) y el correspondiente disco. Con un estilo diferente editó un vídeo calificado de pornográfico con la actriz Kim Basinger. A continuación hizo la película y el disco Graffitti bridge.

Tras una etapa de descanso, el 3 de junio de 1992 presentó en la ciudad alemana de Colonia Diamonds and pearls, acompañado por su grupo, The New Power Generation, herederos de The Revolution. En dicho acto el cantante presentó su nuevo sencillo Sexy MF, incluido en su siguiente álbum, sin título, ya que la portada era únicamente un signo bisexual.

En septiembre de 1992 firmó un contrato de 108 millones de dólares con la casa discográfica Warner, superando en emolumentos a Michael Jackson y a Madonna. La poderosa firma se comprometía a pagar al cantante 60 millones de dólares por seis nuevos discos en seis años, y a invertir 48 millones de dólares para impulsar la compañía discográfica del cantante, Paisley Park. En junio de 1993 anunció su decisión de despedir a su banda The New Power Generation, y se rebautizó a sí mismo con los símbolos masculino y femenino, imposibles de pronunciar. En agosto de 1994 presentó un nuevo trabajo, Come, integrado por diez canciones ligadas al arte moderno y en especial a la Sagrada Familia de Barcelona, diseñada por el arquitecto Antoni Gaudí.

Con el nombre de The Artist lanzó en 1998 New power soul y, en 1999, Rave un2 the joy fantastic. También en 1999 publicó The Vault… Old friends 4 sale, un recopilatorio de temas inéditos. Poco después rompió con la Warner y dos años más tarde lanzó un disco de grandes éxitos, esta vez como Prince, nombre que había recuperado en 2000. En 2004 salió a la luz Musicology. Ese mismo año actuó junto a Beyoncé en la gala de entrega de los Premios Grammy y fue incluido en el Rock and Roll Hall of Fame.

En 2006 publicó 3121, con canciones en español, y al año siguiente salió a luz su trabajo Planet Earth. La distribución de este álbum provocó el enfado de las discográficas, ya que fue regalado con el periódico The Mail on Sunday o con las entradas de los veintiún conciertos que ofreció en Londres, siendo repartidas de este modo tres millones de copias. Más dedicado a las grabaciones de estudio que a los conciertos en directo, Prince continuó en activo hasta su súbito fallecimiento a los cincuenta y siete años de edad; entre sus últimos álbumes figuran Lotusflower (2009), 20Ten (2010), Plectrumelectrum (2014), Art Official Age (2014), HITnRUN Phase One y HITnRUN Phase Two (ambos en 2015).

Prince más personal

Quizá el Prince más desconocido es el que describen quienes lo conocieron personalmente, que resaltan su sentido del humor y su generosidad. Se dice que era tan divertido que se podía haber dedicado a hacer monólogos de humor, y también que siempre estaba ahí para ayudar a un amigo o a desconocidos que atravesaran un mal momento.

Era un anónimo filántropo de la juventud negra. En 2001, donó 12 millones de dólares a la biblioteca libre de Louisville para conservar la histórica Western Branch Library, la primera biblioteca de servicio completo para los afroamericanos en los Estados Unidos, la cual se encontraba en riesgo de cierre definitivo.

También era vegetariano. En su disco Rave Un2 the Joy Fantastic ofreció un mensaje acerca de la crueldad involucrada en la producción de lana.

Por otra parte, Prince se unió a los Testigos de Jehová en 2001, a raíz de un largo debate de dos años con su amigo, músico y también Testigo de Jehová, Larry Graham. Prince comentó que no consideraba una conversión, sino una realización.

Controversias sonadas

Prince demostró un audaz y peculiar estilo, y no estuvo libre de controversias.

Más allá de su original apariencia, sus letras provocadoras -sobre todo para los años 80- y su imagen ambigua, son conocidos sus conflictos con las casas discográficas.

Prince tuvo sonoros choques con las compañías discográficas. El más sonado le hizo cambiar su nombre en 1993, cuando por un desencuentro con su antigua compañía discográfica le prohibieron el uso de su nombre Prince para cualquier acción comercial.

Entonces anunció que había que llamarlo como “El artista antes conocido como Prince” y posteriormente cambió ese título por un símbolo de imposible pronunciación que mostraba una suerte de combinación de los signos masculino y femenino.

También se opuso a la “esclavitud” que según él le suponían los contratos discográficos y que le impedían producir su propia música. E inclusive salió al escenario con la palabra SLAVE escrita en su mejilla.

En algunas ocasiones regaló sus discos y recientemente había comprado todo su catálogo, tras haber ganado la batalla que durante dos décadas lo enfrentó a su antiguo sello discográfico.

También sembró polémica con algunas de sus canciones, con letras que se consideraron demasiado explícitas para la época, y con su imagen andrógina y sensual sorprendente a finales de los 70 y la década de los 80.

“¿Soy blanco o negro? ¿Soy heterosexual o gay?”, fue una de las frases con las que desafió a quienes quisieron definirlo con una etiqueta.

Un espíritu libre

Con los años Prince fue vinculado románticamente con muchas celebridades, incluyendo a Kim Basinger, Madonna, Vanity, Sheila E., Carmen Electra, Susanna Hoffs, Anna Fantastic, Sherilyn Fenn, Susan Moonsie de Vanity 6 y Apolonia 6 . Estuvo comprometido con Susannah Melvoin en 1985.

Cuando tenía 37 años, se casó con su corista y bailarina de 22 años de edad, Mayte García en el Día de San Valentín de 1996. Tuvieron un hijo llamado Boy Gregory el 16 de octubre de 1996, que nació con síndrome de Pfeiffer y murió una semana después. La pareja se divorció en 1999.

En 2001, el artista se casó con Manuela Testolini en una ceremonia privada; ella solicitó el divorcio en mayo de 2006.

Reinvención y resurrección

Prince, en los últimos años, recibió varios reconocimientos. Entró en el Rock and Roll Hall of Fame y en el UK Music Hall of Fame, en 2004 fue el artista mejor pagado del año, hizo la octava gira más vista de la historia con cerca de un millón y medio de espectadores en 90 conciertos por Estados Unidos. Ganó varios premios en su estilo y un Globo de Oro por la canción “The Song Of The Heart” para la película Happy Feet.

Publicó un álbum recopilatorio llamado Ultimate. También fue el artista elegido para el concierto que se realiza en el descanso de la Super Bowl XLI (2007), donde su actuación creó una enorme expectación. A pesar de la fuerte lluvia que cayó durante el espectáculo, Prince cumplió las expectativas.

A su memoria

En la mayoría de los homenajes que le suceden a su partida, señalan la individualidad e independencia como rasgos característicos de alguien que fue inspiración para muchos.

Saber esto le habría hecho muy feliz a Prince, ya que cuando en una entrevista le preguntaron en qué categoría incluiría su música, respondió: “Lo único que puedo pensar, porque no me gustan las categorías, es en la palabra ‘inspiradora’”.

 

Prince siempre será recordado como un genio y un virtuoso de la música.

{gallery}Categoria Entretenimiento/Articulos/2016articulo/mayo/prince

Leave a comment