Ingredientes:

4 papas grandes

1 ½ taza de brócoli cocido

¾ cucharadita de cebollines

½ cucharadita de eneldo seco

¾ cucharadita de ajo en polvo

½ cucharadita de cebolla en polvo

½ cucharadita de paprika

½ cucharadita de pimienta

½ cucharadita de sal

½ cucharadita de aceite de oliva

3 ½ cucharadas de mantequilla con sal suavizada

¼ de suero de leche (buttermilk)

2 tazas de queso Cheddar rallado

½ taza de yogurt griego

Preparación:

Precalienta el horno a 200℃.

Hornea las papas por una hora o hasta que estén suaves. Retira del horno y deja enfriar. Una vez que estén a temperatura ambiente, córtalas a la mitad a lo largo. Retira con cuidado la pulpa de la papa y colócala en un tazón grande, teniendo cuidado de dejar la cáscara intacta. Frota la parte exterior de la cáscara con un poco de aceite de oliva. Coloca las cáscaras en una charola con papel para hornear y reserva.

Agrega mantequilla a la pulpa de las papas y aplasta con un triturador para que quede un puré suave; agrega yogurt griego, suero de leche, sal, pimienta, cebollín, ajo en polvo, cebolla en polvo, eneldo, paprika, brócoli y ¾ de taza de queso rallado.

Divide el relleno de manera uniforme entre las cáscaras de papa y cubre con el queso restante. Hornea por 20-25 minutos o hasta que el queso se derrita y las papas se calienten. Servir al momento, ¡provecho!

Leave a comment