El éxito es el resultado de nuestras propias decisiones, eres el resultado de las mismas, obsérvate, observa a tu alrededor, ¿te gusta tu vida? ¿Te conoces? ¿Sabes cuál es el propósito de tu vida?

Si quieres hacer cambios significativos en tu vida requieres adueñarte de ella, dejar de culpar a los demás, cambiar hábitos, formas de pensar, pues si no te gusta lo que ves o vives, el único que tiene el poder de cambiarlo eres ¡tú!

Obsérvate, comienza a hacer pequeños cambios desde tu forma de hablar y de pensar, aquí algunas sugerencias.

1.- No es mi culpa

Desde pequeños estamos acostumbrados a buscar un culpable, se nos hace difícil asumir la responsabilidad de lo que hacemos. Recuerda, tú eres 100 % responsable de lo que sucede en tu vida, lo que te gusta de ella y lo que no. Eres el resultado de tus decisiones.

Los triunfadores siempre se hacen responsables de todo el proceso que viven, para conseguir el éxito ellos deben adueñarse de todas las situaciones —los resultados buenos y malos—.

2.- Yo soy así

Si estás conforme con cómo eres y te está llevando por el camino que deseas, vas a alcanzar el éxito o ya lo tienes, está bien.

Pero si no… Esa frase te está generando problemas y dificultades, pues al estar confirmado Yo soy así, estas actitudes limitantes se refuerzan y difícilmente podrás liberarte de ellas. El cambio que requieres para ser esa persona exitosa que buscas, se limitará y seguirás siendo quien no quieres ser.

3.- Lo intentaré

Desde que dices esta frase tu subconsciente se está dando permiso para no llegar, se está dando la posibilidad de que no pase, se está protegiendo/ está excusándose/ dispensando/ eludiendo/ justificando, porque no lo vas a hacer.

Cámbialo por Lo haré; Lo doy por hecho.

4.- No soy capaz

Es muy difícil, cuando yo digo eso, ya me estoy programando para que así sea. Recuerda, nuestro cerebro, nuestra mente, es un computador, hay dos procesos: la mente inconsciente y la mente consciente, ésta es la que dice no puedo, no soy capaz. Requieres darte cuenta de que este diálogo está en tu interior, hay que eliminarlo, erradicarlo, para estar programando cosas distintas.

La mente inconsciente es la que ejecuta la orden, yo soy quien programa y el inconsciente es quien ejecuta, inmediatamente se activan circuitos para que esa tarea se vuelva más compleja.

5.- Evita decir tus metas

Somos energía, hay buenas energías y otras no tan buenas. Cuando yo comparto mis planes al mundo entero abiertamente, ese plan podría caer en oídos de personas que tal vez no vibran en la misma frecuencia, esto puede limitar el progreso, tus metas son tuyas, trabaja tú en ellas.

6.- No tengo fuerza de voluntad

La fuerza de voluntad habita en nosotros, es un recurso que siempre sale cuando el objetivo es claro, cuando la meta es realmente lo que quieres, cuando estás totalmente decidido, así aparece la fuerza de voluntad. Es importante que comiences a aclararlo en ti, ¿qué es lo que realmente quieres?

7.- Estoy muy viejo para esto. No es para mí.

Nunca es tarde, nunca estás viejo, si tienes metas ellas te van a apalancar y a dar la energía para ello, para lograrlo. Recuerda, si tú dudas de ti, ¿quién va a creer en ti?

Si no te lanzas, jamás sabrás que había para ti ahí, siempre es un buen momento para comenzar, de ti depende qué oportunidades te das o te brindas.

 

 

Por: Karla Rochín del Rincón

Lic. Ciencias de la Comunicación, Psicoterapeuta Gestalt, Instructora Certificada Thetahealing.

Info. (668) 832-9863

 

 

Leave a comment