Aplicar mascarillas mientras haces home office puede resultar incómodo y desastroso, pues los ingredientes se pueden caer en el espacio de trabajo e incluso manchar tu ropa. La solución para que esto no ocurra y transformes la piel mientras estás en tus actividades laborales, es preparar mascarillas caseras. Estas son naturales y buenas para el cutis, además de que se secan y se adhieren al rostro sin crear caos.

1. Mascarilla de grenetina y leche

Todo lo que tienes que hacer es mezclar una cucharada de leche con una de grenetina sin sabor y meter al microondas por 10 segundos, hasta que todo se derrita. Luego, aplica una capa gruesa de la pasta con un pincel sobre el rostro, especialmente en las áreas con puntos negros, desprende después de 10 minutos y enjuaga con agua tibia. Descubre aquí otros remedios naturales para eliminar los puntos negros.

2. Mascarilla de aloe vera y carbón activado

Agrega a un bol 2 cucharadas de aloe vera y ⅓ de cucharada de carbón activado. Revuelve muy bien, coloca una capa gruesa en toda la cara -sin tocar el área de los ojos- y espera a que seque por completo. Al final, retira a manera de peel-off y enjuaga con agua fría para refrescar y tonificar los poros. ¡Es perfecta para los cutis grasos!

Es la mascarilla predilecta para retroceder unos años en el aspecto de tu piel, ¡mientras haces home office! ¿Cómo se hace? Bate la clara de un huevo hasta llegar a punto de nieve (puedes hacerlo en el desayuno y guardar en el refri para no perder tiempo) y calienta 1 cucharadita de agua de hamamelis y el zumo de medio limón pequeño en el microondas por 10 segundos.

Ahora, disuelve 1 cucharadita de grenetina sin sabor e incorpora el resultado al huevo, con movimientos envolventes. Coloca en todo el rostro durante 25 minutos y remueve con cuidado.

4. Mascarilla de miel y cúrcuma

Si tienes la piel seca o muy grasa en ciertas zonas, sufres de inflamaciones y cuentas con cicatrices de acné, ¡hemos dado con la mejor mascarilla para ti! Para prepararla, revuelve 2 cucharadas de miel, ¼ de cucharadita de cúrcuma y ¼ de cucharadita de canela en polvo.

Cuando consigas una mezcla homogénea, introduce en el microondas por 7 segundos y distribuye en el rostro. Deja actuar por 15 minutos y retira.

5. Mascarilla de linaza y yogur

Se trata de una mascarilla hidratante que hará tu piel más suave como por arte de magia,  con ingredientes que seguro tienes en casa. ¿Cómo se hace? Vierte en un recipiente 1 cucharada de yogur natural, 1 cucharada de linaza en polvo y una cucharada de miel. Combina los componentes, masajea la piel con la mascarilla y espera 20 minutos hasta que los activos penetren. Al finalizar, jala delicadamente, enjuaga con agua tibia ¡y listo!

 

Leave a comment