Tener una autoestima alta es algo que debemos recuperar cuando crecemos. Digo recuperar porque nacemos siendo perfectos, tan es así que podríamos ver a un bebé por horas y sentir tanto amor por él, por ser precisamente puro amor. Nuestro cerebro no puede asimilar tanto amor y nos deja pasmados, podemos contemplarlo por horas.

Cuando educamos a un niño, queremos que sea perfecto ante las expectativas de nuestra cultura, le enseñamos cómo comer, a saludar, a dar las gracias, a que vale porque saca buenas calificaciones, queremos que sea líder; tenemos ciertas expectativas sobre nuestros hijos de lo que deben hacer, cómo hacerlo y lograrlo.

Otro factor importante al que le damos mucho valor es un cuerpo bonito, si no lo tienen, su autoestima se fragmenta. Nos olvidamos de su perfección y de lo más importante que es hacerlos sentir amados. Los lastimamos porque la manera en la que los educamos o corregimos les crean etiquetas que lastiman.

Las palabras son vehículos de emociones, impactan, ya sean positivas o negativas.

Te invito a recordar tu infancia, cómo te educaron, cómo te hablaban tus padres, maestros, amigos. Si hiciste alguna travesura, ¿te dijeron que eras malo? ¿Te comparaban con tus hermanos, amigos? Si tenías bajas calificaciones en alguna materia, ¿eras burro? ¿Puedes identificar esas etiquetas que te fueron dando el valor que te creaste para ti mismo?

Todo esto genera que nos cueste reconocer todas nuestras fortalezas. Si te preguntaran cuáles son tus fortalezas y debilidades, es muy fácil identificar las debilidades, podemos hacer una lista grande en cuestión de minutos, pero las fortalezas, podrías tardarte días en encontrar algunas.

Las palabras lastiman más de lo que podemos imaginar, si tienes niños pequeños, estás a tiempo para evitar lastimarlos y hacerles sentir su grandeza.

Si tus palabras han lastimado a alguien, el primer paso es con humildad reconocerlo, luego pedir perdón por el daño que causaste. Muchas veces esa relación se fragmenta y no va a poder ser la misma, dependerá de qué tan grave fue, por eso hay que cuidar lo que decimos.

Procura hablar de manera positiva y tu entorno será positivo, reconocer lo bueno en las personas y agradecerles lo que hacen transformará su autoestima, su día, su entorno y el nuestro.

Que tus palabras estén llenas de amor y tu vida se llenará de amor.

Por: Yvonne Bulnes

Tanatóloga

yvonnerosadecristal@gmail.com

Facebook: Grupos de ayuda mutua  Alejandra Renacer

Facebook: Tanatóloga Yvonne Bulnes

Leave a comment