La boda de nuestros hijos es un evento muy especial en la vida de toda la familia, es un conjunto de preparativos y detalles para que sea el día perfecto, de mucha alegría y manifestaciones de buenos deseos y de amor.

La boda es el inicio de una nueva etapa para los contrayentes y una nueva etapa para los padres quienes nos alegramos de que inicien su vuelo.

Sin embargo, es muy difícil soltar a nuestros hijos o que nuestros hijos nos suelten por completo y le den prioridad a su nueva familia. Cuando se casan hay una influencia, cada uno se encuentra involucrado entre su lealtad a la familia de origen.

Esta doble lealtad los divide y causa conflicto, constituye la más temprana fuente de desavenencias. La separación y duelo por la familia de origen es un proceso trabajoso y doloroso que deberá afrontar la nueva pareja para dar paso a su propia familia.

Las suegras tenemos un gran impacto en la vida de nuestros hijos y podemos afectar  gravemente su estabilidad familiar, por eso encontramos muchas frases donde describen a la suegra como el ser más malvado y siniestro en toda la faz de las dimensiones, con algunas excepciones.

Quiero hacer una reflexión al respecto; yo fui nuera y la relación con mi suegra sí causó un deterioro en mi relación de pareja, y conozco muchas mujeres que han tenido conflicto son sus suegras por banalidades, por lo que les han hecho la vida más difícil. Hoy soy la suegra y no quisiera causar ningún problema entre ellos.

Hace poco trabajé con una familia donde la suegra estaba ya inconsciente y en fase terminal, sus cuatro hijos y sus cuatro nueras hicimos el ritual de despedida. Al oír las palabras de las nueras, como se expresaban de ella con tanto amor, yo me dije a mí misma “yo quiero ser como ella”, porque además se percibía una relación armoniosa entre todos ellos.

Rompamos ese término que la suegra es malvada, no competimos con ellos, hay que ver que las nueras o yernos se vuelven una extensión de amor. Si mi hijo la ama y es feliz con ella, ya la amo, ella es perfecta para él porque él la eligió, son perfectos el uno para el otro. Tendrán su aprendizaje como todos lo tenemos y permitamos que ellos inicien una familia con todo el apoyo de su familia de origen, sin comparaciones, sin crítica, sin expectativas, solamente con nuestro amor.

Luego nos dan un regalo adicional, los nietos, el amor se multiplica y la llegada de ellos viene a llenarnos de vida, de alegría, motivación y de un gran amor, lo sé porque estamos esperando la llegada de Ximena con mucha ilusión. Yo bendigo la vida que iniciaron Juan Pablo y Majo, ella es hermosa en todos sentidos, ella y él son perfectos el uno para el otro y le agradezco que él haya encontrado el amor y un caminar juntos, verlo realizado y pleno en esta nueva etapa de su vida es el mayor regalo que los padres podemos tener.

Deseo que los que inician una vida en pareja puedan disfrutar el amor incondicional de sus familias de origen para que su caminar esté envuelto de armonía y de mucho amor.

Muchas gracias, hasta pronto.

Por: Yvonne Bulnes

Tanatóloga

yvonnerosadecristal@gmail.com

Programa de radio por internet

www.omradio.com.mx

Martes de 4 a 5

Grupos de ayuda mutua

Alejandra Renacer

Tanatóloga Yvonne Bulnes

Leave a comment