La esperanza es una cualidad del carácter, si no la más importante, sí la que define qué clase de personas somos ya que es algo parecido a la fe, no vemos lo que creemos pero está ahí y nos ayuda a guiarnos en la vida sosteniendo nuestros sueños e ideales firmes.

Es un estado en el cual creemos que aquello que deseamos es posible y lo podemos basar en hechos reales y lógicos o como dije anteriormente, en la fe.

Esperar es para el ser humano como una carrera maratónica en la que sabemos dónde inicia pero el final es incierto y sólo nos moverá llegar a la meta la fuerza con que nos sostengamos a recibir lo que esperamos y deseamos, por lo tanto, es muy fácil que la mayoría de las personas abandonen la carrera y muy pocos lleguen a la meta sin importar el tiempo que tarden ya que sólo tienen consigo el anhelo ferviente de su corazón de lograrlo y dar cada paso firme, constante, sin bajar la guardia y el ritmo.

Si somos personas optimistas será sencillo mantenernos activos mientras logramos alcanzar lo planeado y soñado fortaleciendo siempre nuestro espíritu, conscientes que la constancia, la buena actitud y el vivir cada día nos llevarán directo y sin prisas, pero si somos personas pesimistas que de todo vemos lo negativo, difícilmente podremos ejercitar esta cualidad y tiraremos la toalla a la primera curva o cuesta por mínima que esta sea.

Las personas que saben esperar tienen ciertas cualidades que les permiten no estancarse y mientras llega el cumplimiento de sus deseos, anhelos o sueños pueden vivir el día con alegría y optimismo, como por ejemplo, saben perfectamente quiénes son y lo que desean, por lo que la espera para esas personas es sólo una oportunidad de buscar nuevas alternativas y descubrir nuevos caminos, son extremadamente disciplinadas y activas que creo son aptitudes que no todos tenemos y debemos de desarrollar, ya que la disciplina te mantiene enfocado y siendo activos no tenemos tiempo de desesperar o claudicar. También son pacientes y poco dispersas, por lo que todo lo que hacen lo tienen perfectamente planificado y la paciencia es una de sus cualidades más desarrolladas. Son responsables y determinadas por lo que el tiempo para estas personas es tan valioso que difícilmente están sin producir aunque estén en sus hogares descansando, pero sobretodo una persona que sabe esperar es mentalmente sana y espiritualmente fuerte por lo que sus emociones y todo lo que son la mantienen en perfecta armonía con Dios y la vida.

Pero si necesitas un poco de ayuda para ejercitar una cualidad tan interesante como lo es la esperanza yo te sugiero los siguientes tips:

•Sana tu corazón, libéralo de cargas que no son necesarias en este viaje.

•Alimenta tus pensamientos de cosas agradables y positivas y cuida tus palabras, la negatividad no debe de tener lugar en tu vida.

•Todo aquello que anhelas disfrútalo como si ya lo tuvieras, sólo así te liberarás de la angustia del tiempo que tenga que pasar para conseguirlo.

•Por nada te sientas frustrado, amargado, deprimido o improductivo, mejor ve más allá y visualiza tus cualidades, aptitudes y potencial.

Esperar no desespera como comúnmente se cree cuando eres una persona equilibrada y vives al día en armonía con Dios, contigo mismo y los demás.

Por: Lic. Olga Beatriz Pérez Berrelleza

Leave a comment