El domingo 28 de agosto falleció a los 66 años a causa de un infarto, en Santa Mónica, California, Estados Unidos, el cantautor Juan Gabriel, quien se convirtió en ídolo de la música popular mexicana con temas como Querida, Abrázame muy fuerte, Siempre en mi mente, No me vuelvo a enamorar, Hasta que te conocí, Amor eterno y muchas más.

El músico compositor, cantautor, productor discográfico, actor y filántropo mexicano, cuyo nombre real era Alberto Aguilera Valadez, nació en Parácuaro, Michoacán el 7 de enero de 1950. Era hijo de los campesinos Gabriel Aguilera Rodríguez y Victoria Valadez Rojas y fue el menor de 10 hermanos, de los que sobreviven su hermana Virginia y sus hermanos José Guadalupe, Gabriel y Pablo.

Primeros años

Con escasos meses de nacido, el padre de Juan Gabriel tuvo un incidente al preparar el terreno para la siembra en su natal Parácuaro, el cual provocó que su padecimiento nervioso aumentara a tal grado entrando en estado de shock y fue internado en el nosocomio La Castañera, en la Ciudad de México. Algunos testigos cuentan que ahí murió, pero hay versiones de que escapó. Este hecho inspiraría posteriormente a Juan Gabriel para escribir la canción De sol a sol.

Al poco tiempo del suceso, su madre tuvo problemas con la familia política y dejó Parácuaro rumbo a Apatzingan, luego a Morelia y finalmente a Ciudad Juárez, Chihuahua, donde el cantautor creció.

Con tan sólo cinco años de edad, Juan Gabriel ingresó como interno a la escuela de mejoramiento social para menores El Tribunal, donde permaneció ocho años, esta situación fue determinante en su vida, alejado de su madre y enfrentándose a un mundo desconocido.

Ahí conoció a Juan Contreras, maestro de hojalatería, a quien el artista consideró como un padre, maestro y amigo. Este hombre no sólo enseñó al pequeño a ganarse la vida, su legado más grande fue enseñarle los amplios conocimientos de música que poseía, así como a tocar la guitarra, gracias a la cual compuso su primera canción La muerte del palomo, a los 13 años de edad, al mismo tiempo que decidió escapar de la institución, para más tarde volver con su madre.

En homenaje a su maestro y a su padre, adoptó años después su nombre artístico, Juan Gabriel.

Inicios en la música

Juan Gabriel podía hacer reír o llorar al público con cualquiera de sus emblemáticos temas, con un talento sin igual que comenzó a destacar desde antes de los veinte años, cuando su nombre artístico era Adán Luna.

Ansiaba tanto que la gente lo escuchara y conocieran las más de cien canciones que ya había compuesto. Así viajó a Tijuana para tener la oportunidad de trabajar en el bar Nic Teja, donde se encontró con San Sussie, una amiga argentina que conoció en Ciudad Juárez. En ese lugar conoció a José Alfredo Jiménez y a Alicia Juárez. Juntos vieron actuar a Grace Renat. Tiempo después regresó a Juárez, donde tuvo por fin la oportunidad de trabajar en el bar Noa Noa, de David Bencuomo, quien le brindó su apoyo y le dio la oportunidad de cantar acompañado por los Prisioneros del Ritmo, cantando canciones propias y de otros autores.

Se ganó el reconocimiento del público local y viajó a la Ciudad de México, donde obtuvo la oportunidad de hacer coros para artistas como Angélica María, Leo Dan y Roberto Jordan dentro de la RCA. Estando en la disquera considerada la catedral del disco, se encontró nuevamente con José Alfredo Jiménez.

Regresó a Ciudad Juárez para trabajar una temporada en el Centro Nocturno Malibú, donde ganaba cada noche 20 dólares. Con la ayuda de la señora McCulley, quien financiaba sus viajes, regresó a la Ciudad de México. En esta ocasión, en búsqueda de una discográfica, fue acusado falsamente de robo y, debido a su edad, recluido en la Penitenciaria de Lecumberri. Desde ese lugar le escribía cartas a su madre. Después de 18 meses consigue la libertad, ayudado por la cantante Enriqueta Jiménez, conocida como La Prieta Linda, quién abogó por él ante el director del penal, quien accedió a una revisión de su caso; al no haber pruebas fehacientes de su culpa, salió libre. Fue precisamente La Prieta Linda la primera artista que grabó un tema de la autoría del artista, Noche a noche.

Fue llevado ante el director de la RCA, quien lo escuchó y envió con Eduardo Magallanes y Enrique Okamura, quienes le hicieron las primeras pruebas y le extendieron su primer contrato profesional para iniciar la que sería su primera producción discográfica.

Éxito rotundo

Es en 1971 cuando nació Juan Gabriel como tal, y con él su primera grabación en agosto de ese año, este disco incluía los temas No tengo dinero, primer sencillo y primer gran éxito en su carrera, Tres claveles y un rosal y Como amigos, material por el que recibe su primer disco de oro y es en este mismo año cuando se presenta por primera vez en un programa de televisión titulado Él y ella.

Es aquí cuando realiza su primer álbum con mariachi incluyendo canciones como Se me olvidó otra vez, Lágrimas y lluvia, Que chasco me llevé y La muerte del palomo, su primer canción. En 1974, recibe el Heraldo de México y graba un disco con el Mariachi Vargas de Tecalitlán, posteriormente graba su cuarto disco y los temas A mi guitarra y Te propongo matrimonio.

Alcanzó fama y prestigio rápidamente, ya que sus discos sonaban fuerte en la radio latinoamericana y sus intérpretes llegaban a los primeros lugares de las listas de popularidad con sus temas; con discos de corte balada y ranchera grabó una decena de discos más en los siguientes siete años, y colocó hasta cuatro o más temas en las listas de popularidad en su voz y en la de sus intérpretes; sus ventas acumularon los más de 20 millones de discos en 1980.

La década de los setenta marcó varios hitos en el panorama musical después de lanzar éxitos en rancheras y baladas como Siempre en mi mente, Juro que nunca volveré, El Noa-Noa, Inocente, Pobre amigo, La diferencia, Mi fracaso, Buenos días, Señor Sol, En esta primavera, Ya para qué, entre otros. Su primer viaje en avión a Latinoamérica lo realizó a Venezuela, y fue recibido por el presidente Carlos Andrés Pérez.

Planeó el ingreso triunfal de Rocío Dúrcal a la música vernácula con el disco Rocío Dúrcal canta a Juan Gabriel en 1977, con el sencillo Fue tan poco tu cariño. Este fue el inicio de una cadena de éxitos musicales que se prolongó durante dos décadas, con producciones especialmente preparadas para la española, donde recorrió desde la balada, el bolero y la ranchera, género donde encontró el cobijo musical ideal para su voz. Dúrcal llevó a la cima temas como Quédate conmigo esta noche, Tarde, Tú que fuiste, Olvidémonos, Fue un placer conocerte, Siempre, La Guirnalda, Te sigo amando, Costumbres, Me gustas mucho y el clásico popular Amor eterno, un réquiem con música vocal.

En esa misma década Lucha Villa triunfó con temas como Inocente, Juro que nunca volveré, Te voy a olvidar, No discutamos y Hoy que tú ya no estás.

Artistas como Raphael, Vicente Fernández, Lupita D’Alessio, María Victoria, Pedro Vargas, Lola Beltrán, Amalia Mendoza y Cornelio Reyna comenzaron a grabar con éxito sus temas y a encontrar mucha aceptación en el mercado hispano.

Realizó grabaciones de sus grandes éxitos en inglés, portugués y japonés. Grabó también cinco películas entre 1974 y 1981: En esta primavera, Nobleza ranchera, El Noa Noa, Es mi vida, estas dos últimas biográficas, y Del otro lado del puente. Fue compañero de los actores más populares de aquella época: Sara García, Verónica Castro, Julio Alemán, Lucha Villa y Estela Núñez.

Todo el éxito acumulado le ayudó para llegar al mercado europeo que conquistó gracias a sus temas rancheros y de boleros, así como sus duetos con la española Rocío Dúrcal, con quien formó una pareja musical considerada el mejor dúo de la música ranchera. Juntos consiguieron ventas por más de 30 millones de discos en América y Europa, decenas de discos y conciertos marcaron el paso de esta mancuerna musical, que vio su último fruto en 1996 con el disco Juntos otra vez.

Apoyó las carreras de otros artistas. Así vinieron éxitos como Tarde, en voz de la propia Dúrcal; Lo pasado, pasado, en voz del afamado Príncipe de la Canción, José José; Tú sigues siendo el mismo, con Angélica María; Así fue, interpretada por Isabel Pantoja, con el famoso verso No te aferres / No te aferres a un imposible; Mentira, con el entonces muy joven Luis Miguel, ya conocido como El Sol de México; Tu mundo no es mi mundo, interpretada por Estela Núñez; Es mejor perdonar, con Daniela Romo, y Luna, interpretada por Ana Gabriel, entre muchas más que le aportaron prestigio a su catálogo musical.

Alberto, el padre

El cantante tuvo cuatro hijos: Jean, Hans, Iván, y Joan, todos tienen como segundo nombre Gabriel, como el padre del cantante. La madre es la mejor amiga de Juan Gabriel, Laura Salas. A cada uno, según dijo el cantante en una entrevista, le compuso una canción de cuna. La vedette Olga Breeskin, comentó en una entrevista que Juan Gabriel siempre tuvo una relación muy cariñosa y entregada con sus hijos.

Inmortal

Juan Gabriel es una leyenda para la música mexicana: datos de la Academia Latina de Artes y Ciencias de la Grabación señalan que como cantante ha vendido poco más de 100 millones de álbumes y como compositor se presume que tiene más de mil 800 canciones escritas.

Datos de esa misma academia señalan que sus discos se cuentan entre los más vendidos de la historia del país. Por ejemplo, señalan,  Recuerdos, Vol. II –que lanzó en 1984– es el disco más vendido, con más de 16 millones de copias.

Su importancia iba más allá de la música popular y, en 2013, para celebrar 40 años de carrera, ofreció un concierto en el Palacio de Bellas Artes  –el foro cultural más importante del país– al que llevó la música de mariachi y el baile alegre que lo caracterizó.

Su música llegó a los principales escenarios, como el Estadio Azteca y el Auditorio Nacional, el Zócalo de la capital mexicana, o a nivel internacional el Festival Viña del Mar.

El anuncio sobre su muerte se da en el día en que se programó la transmisión del capítulo final de una serie sobre su vida, en Televisión Azteca.

Hasta siempre, Juan Gabriel.

Leave a comment