Este año podemos obsequiarle a mamá algo que vaya con su personalidad, y no necesariamente un regalo, sino momentos. Te compartimos algunas ideas para celebrar como se merece a quien nos dio la vida.

·Irse de shopping

Si tu mamá es una adicta a las tiendas…ya sabes que llevarla a su centro comercial favorito o a las tiendas que tanto le gustan no va a costar mucho. Otra cosa es ya comprar algo. Si tienes un presupuesto generoso, invítala a ir de compras. Es una idea divertida que puede acabar con una cenita para dos –tú y ella- en algún lindo restaurante que tenga ganas de conocer.

·Si tu madre es una mujer muy dulce

Lánzate por ese postre que tanto le gusta, piensa que en las pastelerías hay una gran variedad de sorpresas dulces como los telegramas de chocolate (con un mensaje cariñoso), tartas temáticas (¿qué tal un pastel con forma de bolso o zapato?). Otra opción es ponerte tú mismo en la cocina a prepararle algo delicioso, como unos chocolates caseros, las galletas que tanto le fascinan o el pastel de su predilección.

·Un regalo de belleza o bienestar

Invitarle un corte de cabello a mamá con el mejor estilista de la zona, regalarle las luces que tanto quiere, o la pedicura que tanta falta le hace y nunca tiene tiempo, pueden ser un regalo genial. Otra opción es regalarle un bono para acudir a un centro de belleza, un spa o balneario. Cualquier tratamiento le resultará muy agradable y placentero, perfecto para que tu madre se relaje y ¡desconecte! Puedes regalarle una sesión de un tratamiento entre los muchos tipos que existen. Hay para todos los bolsillos, desde un masaje relajante hasta un tratamiento facial rejuvenecedor.

·Divertirse como enanas

¿Hace cuánto que tu mamá no va al teatro o a tomarse una copa? Irte con ella a un parque, al teatro, al museo o al cine son opciones de ocio perfectas para sorprender. A lo mejor tu madre lleva meses diciendo que quiere ir a ver un musical y nadie le hace caso. Dependiendo de sus gustos encontrarás la actividad ideal. Otra posibilidad es sorprenderla con una escapada al aire libre, lo cual puede salirte bastante bien de precio si preparas tú mismo un picnic y escoges un lugar pintoresco en los alrededores de tu ciudad.

·Un merecidísimo día de descanso

Por un día, o al menos por una hora, haz que tu madre se olvide de todo, prepara tú la comida, encárgate de poner la mesa, de que todo esté en su sitio y que no falten las flores. Trata de hacerle su día más fácil y relajado. Sorpréndela con un desayuno delicioso y en la cama, o una cena sorpresa con los seres que más ama.

Pero, por sobre todas las cosas, dile que la quieres y agradece todo lo que ella te ha brindado en la vida. ¡Feliz Día de las Madres!

Leave a comment