George Raymond Richard Martin, conocido como George R. R. Martin y en ocasiones por sus seguidores como GRRM, es un escritor y guionista estadounidense de literatura fantástica, ciencia ficción y terror. Es conocido especialmente por ser el autor de la serie de novelas Canción de Hielo y Fuego, adaptadas para la televisión con el título de Juego de tronos (Game of Thrones).

Gracias a su éxito, el escritor de 70 años, que luce barba blanca, gorra, gafas y tirantes, apodado el “Tolkien estadounidense” por su tendencia a matar personajes, se convirtió en 2016 en el 12º autor mejor pagado, según Forbes.

Fanático de la historia medieval y la mitología, apasionado de la Guerra de las Rosas, vendió más de 85 millones de ejemplares de su saga, que fue traducida a 47 idiomas.

Su obra, con decenas de novelas y relatos, incluye también ciencia ficción (Una canción para Lya), fantasía (The Armaggedon Rag), terror (Nómadas nocturnos) y cómic (Wild Cards).

Nació el 20 de septiembre de 1948 en Bayonne, New Jersey, en una familia trabajadora de bajos recursos. Es el mayor de tres hermanos. Su padre era estibador de ascendencia italo-germana, y su madre, de ascendencia irlandesa. Desde la infancia se interesó por la lectura y se convirtió en un precoz escritor de relatos.

“Me crié en una vivienda social. Éramos pobres (…) nunca íbamos a ningún sitio en verano. Pero los libros me llevaron a todas partes”, contó este voraz lector a la televisión estadounidense PBS.

Durante su niñez escribió historias de monstruos que vendía a sus amigos por unas cuantas monedas, y más tarde historias de superhéroes para los fanzines del instituto.

Con 13 años quedó marcado con El Señor de los Anillos, de J.R.R. Tolkien.

“A partir del momento en que muere Gandalf, el suspense se multiplica por mil, porque entonces cualquiera puede morir”. De ahí su tendencia a “matar personajes súbitamente”.

Estudió periodismo en la Northwestern University y fue objetor de conciencia durante la guerra de Vietnam, reprobando esta “guerra en concreto”, contó a Rolling Stone el escritor, conocido por sus relatos de batallas homéricas.

En 1972, cuando el estadounidense Bobby Fischer se convirtió en campeón mundial de ajedrez, generando un fuerte interés por este juego, George R. R. Martin fue contratado para gestionar torneos de ajedrez durante los fines de semana, lo que le dejaba “cinco días libres para escribir” y le proporcionaba suficiente dinero para pagar sus facturas, contó a The Independent.

Martin fue un prolífico autor de obras cortas de ficción en los años setenta y su obra fue premiada con varios premios Hugo y Nebula. Al final de esta década comenzó a publicar sus primeras novelas siendo una de las más populares la primera de ellas: Muerte de la luz (Dying of the Light, 1977). Dicho éxito le permite dedicarse en exclusiva a la literatura, donde mezcla los géneros de ciencia ficción, fantasía y terror.

 

Tras un corto matrimonio con Gale Burnick (1975-1979), comienza a compaginar la escritura con su trabajo en Hollywood, motivado en parte por la mala marcha de su cuarta novela El rag del Armagedón (The Armageddon Rag, 1983). Durante la década de 1980 y principios de la década de 1990 trabajó como guionista de varias series de televisión (The Twilight Zone, 1986 y La Bella y la Bestia, 1987) y como editor de la serie de antologías de historia alternativa sobre la Segunda Guerra Mundial, Wild Cards. En 1987 publicó Los viajes de Tuf (Tuf Voyaging, 1986), una colección de relatos de ciencia ficción, considerada una de las obras más destacadas de su primera etapa.

“Cada vez que presentaba un guión me decían, ‘George, nos encanta, pero es cinco veces nuestro presupuesto’, ‘la batalla, en la que pones a 10.000 personas, conviértela en un duelo entre el héroe y el malo’”, contó a Time.

En 1996, tras varios proyectos para televisión que nacieron muertos, Martin dejó Hollywood y se retiró a Santa Fe, New Mexico, para dedicarse únicamente a la literatura, pensando en “escribir algo tan inmenso como su imaginación, con todos los personajes que quería, castillos gigantes, dragones, lobos, cientos de años de historia y una trama realmente compleja. Es decir, algo imposible de rodar”, contó sobre su saga Canción de Hielo y Fuego”, que comenzó en 1991 con la idea de que fuera una trilogía.

Cuando los libros se posicionaron entre los más vendidos y se adaptó al cine El Señor de los Anillos, Hollywood se mostró interesado.

George R. R. Martin se oponía a las películas centradas en sus personajes Jon Snow o Daenerys y rechazó las propuestas de películas basadas en el primer libro, que condicionaban las demás a los resultados de la taquilla.

Pero en un encuentro en 2006 con los guionistas David Benioff y D.W. Weiss hubo un entendimiento, que condujo al lanzamiento de Game of Thrones en 2011 en HBO.

La difusión de la última temporada de la serie comenzó el pasado 14 de abril, a partir de elementos que George R.R. Martin dio a los guionistas “hace cinco o seis años”. “Pero podría haber cambios y se añadirán muchas cosas”, reconoció el autor, quien no leyó los últimos guiones, a la revista Rolling Stone.

George R. R. Martin se casó en 2011 con su antigua amante Parris McBride. En 2013 adquirió el cine Jean Cocteau de Santa Fe y el Coffee House, cerrado desde 2006, y los restauró y modernizó, transformando a este último en un café-museo con exposiciones itinerantes de arte. Ideológicamente demócrata, ha defendido siempre a los presidentes de este partido y sus políticas. Actualmente, Martin está escribiendo el sexto libro de la saga Canción de hielo y fuego: Vientos de invierno. Esta saga de novelas es, sin duda, la que lo ha catapultado a lo más alto de su carrera como escritor.

“Cada vez que me siento soy consciente de que debo hacer algo grandioso”, reconoció a The Guardian.

Leave a comment