ENTREVISTA

Rosy Fuentes de Ordaz

Inspirando a Sinaloa

Con un profundo interés en el bienestar social, su principal labor es recuperar los valores e integridad de la familia

Por: Eleana Carrasco

Poseedora de un don innato para comunicarse con las personas, Rosy Fuentes de Ordaz, es una mujer que a lo largo de su vida ha demostrado gran fortaleza de carácter con el trato amable, la sonrisa franca y la actitud siempre positiva. Ha mantenido la fe aún en los momentos difíciles al lado de su esposo, Quirino Ordaz Coppel, y sus hijos, Silvana, Quirino y Santiago, dando honor con ello a la formación que tuvo en casa de sus padres, el General de División Luis Ángel Fuentes Álvarez (qepd) y Rosa María Chávez, quienes fomentaron su profundo amor a la patria, a la familia, y dar así a la sociedad lo mejor de sí.

Coméntenos, ¿quién es Rosy Fuentes de Ordaz?

Soy una mujer que he sido muy bendecida. Desde mi familia, de donde provengo, mis papás: un ejemplo de matrimonio; mis hermanos. Somos cinco hermanos, dos mujeres, dos hombres, y yo, la de en medio.

Tengo toda la escuela de educación de mi papá, que fue un hombre de mucho esfuerzo, de mucha lucha. Alguien que sabía que trabajando y haciendo las cosas bien podías lograr lo que querías. ¿Por qué lo digo? Porque él viene de una familia muy humilde, y se propuso estudiar, prepararse, educarse, y llegó por su propio esfuerzo al más alto rango en la carrera militar, General de División, y hasta la fecha para mí es un orgullo que donde me paro y digo que soy hija del Gral. Luis Ángel Fuentes Álvarez, le hacen un reconocimiento, porque fue un formador de consciencias de muchos hombres, honesto, generoso, humilde, justo, muy justo.

Hay muchas anécdotas de él, del gran amor a mi mamá, a su familia, el respeto a las autoridades, a su país, porque él siempre fue un hombre idealista, pensando que las cosas sí pueden cambiar desde uno mismo cuando trabajas y haces el bien, y creo que todo eso para mí fue una fortaleza para saber elegir el hombre que yo esperaba en mi vida, y Quirino, bendito Dios, también proviene de una familia muy linda y unida.

Mis suegros, tuve la oportunidad de conocerlos a ambos; Don Quirino un hombre de prestigio que también les enseñó mucho el valor del trabajo, la honestidad, el servicio; mi suegra, María del Carmen, siempre dedicada a su familia y al servicio social; por ello hemos hecho un complemento muy padre, porque afortunadamente tenemos los mismos objetivos, los mismos sueños, con nuestros hijos, siempre tratando de hacer lo mejor.

Me gusta mucho mi hogar, he sido afortunada de poder haberme dedicado a mis hijos, y poder al mismo tiempo participar de alguna u otra forma en la sociedad, como en Anspac pero también en la escuela de mis hijos, siempre busqué involucrarme y de hecho, junto con otras amigas fundamos, cuando vivía aquí en Culiacán, el Club Giro, que es para niñas adolescentes donde se busca darles valores, formación, y ahora me da mucho gusto ver esas jovencitas que conocí desde niñas, entre ellas mi hija, que de verdad crecen con otra visión y objetivos de lo que quieren en su vida, con valores y buena formación, que dices ¡Híjole!, sí vale la pena, cuando le inviertes tiempo, te dedicas y te avocas a tratar de darles una buena educación a tus hijos.

¿Qué valores encontró en Quirino para unir su vida a la de él? 

Es un hombre muy trabajador, visionario con gran capacidad para los negocios, tiene en gran medida el valor de la generosidad, el respeto, el amor a su familia. Al faltar sus papás, él tomó esa batuta de hermano mayor; siempre protector, siempre al cuidado, liderando a su familia. Es un hombre muy firme, lo que no quiere decir duro, muy tenaz cuando quiere alcanzar sus objetivos y a la vez muy humano, que sabe impulsar a su gente. A mí me encanta eso de Quirino, que con su ejemplo impulsa a los demás a salir del área de confort, a descubrir que puedes dar mucho más en tu vida o en tu trabajo. Yo he visto y me lo han dicho varias personas que han crecido y se han desarrollado profesionalmente, porque Quirino pone objetivos y cree en ellos y hace que ellos crean en sí mismos, eso me encanta de él.

¿Alguna vez se imaginó que iba a llegar a ser la esposa del Gobernador de Sinaloa?

Realmente no. Sí pensé y siempre tuve confianza en Quirino, sabía que iba a llegar alto, porque es un hombre perseverante y trabajador, pero esto no lo puedes planear, esto se dio, y de la mejor manera y no tengo la menor duda que él lo va a hacer formidablemente, tiene toda experiencia y la visión para hacerlo muy bien. Y como te decía, él me impulsa, él es mi apoyo y me da seguridad para lo que viene, porque realmente el de la vocación política es él. Yo no me lo imaginé, pero estoy aquí porque creo en él y estoy para apoyarlo, y también estoy muy entusiasmada, porque junto con él, sé que se van a lograr cosas muy buenas y trascendentes.

Cuando le propusieron la candidatura a su esposo, ¿lo consultó con usted?

Sí, lo hablamos. Como esposa, me sentí muy orgullosa por la distinción, como mamá, sí pensé que es un sacrificio para la familia en el sentido de perder la privacidad, por la exposición mediática, pero sin embargo, también es una gran oportunidad y gran satisfacción poder servir, ser los instrumentos para poder hacer los que nos toca hacer, servir.

Siempre lo he apoyado, y hablando como ciudadana, creo que Sinaloa se lo merece, por qué de verdad yo tengo plena confianza en Quirino, porque sé de qué está hecho y lo que es capaz de dar a nuestro estado. Y sí, vale la pena, obviamente por mis hijos, por la familia, por la sociedad en general, aunque también estoy consciente de que no será fácil, hay mucha incredulidad, hay que retomar la confianza de la gente, y eso sólo se logrará trabajando, y haciéndolo bien.

Mucha gente dice que Rosy Fuentes de Ordaz y su familia fueron un punto decisivo en la campaña de Quirino, ¿qué nos puede comentar al respecto?

Me siento muy orgullosa cuando me lo dicen, porque desde la campaña para diputado también trabajamos en familia, pero fue algo natural, no planeado, una familia se apoya, ¿no? Y el que la gente lo haya recibido tan bien, me hace sentir mucha satisfacción, porque eso es lo que somos, un equipo, estamos el uno para el otro.

Siento que mucha gente le dio confianza ver a un hombre así, de familia, siempre con sus hijos, con su esposa por delante, porque yo creo que ante eso no puedes mentir, no lo puedes actuar, y vieron al hombre honesto, al hombre abierto sin nada que ocultar y eso sumó muchísimo, siento que la imagen del hombre de familia dio mucha confianza a la ciudadanía.

¿Cómo han logrado ser un matrimonio exitoso? 

Creo definitivamente, el amor y la voluntad de permanecer. Como todos, hemos pasado por momentos difíciles, no todo ha sido siempre perfecto, la vida en la pareja siempre es un proceso, han existido varios cambios, de trabajo, de residencia, de una ciudad a otra, y yo siempre detrás de él, junto con mis hijos, pero eso lo viví siempre en mi casa, por el trabajo de mi papá, y admiro a mi mamá mucho por eso, dejaba todo por ir detrás de mi papa junto con nosotros, ¡ahora se porqué lograron 51 años de casados!

Sin embargo, siempre como a mis hijos les digo, tiene que haber voluntad y ganas de que perdure, hay que quitarse un poco del egoísmo y aprender a ceder, aprender a escuchar, la comunicación es básica, el respeto de uno al otro, y sobre todo la admiración, creo que eso es muy importante, el que tú a tu pareja le tengas mucha admiración por lo que es y por lo que hace, eso es un enamoramiento permanente.

Háblenos acerca de los momentos difíciles que ha superado su familia, como el accidente… 

Bendito Dios, yo siento que como hemos estado muy unidos siempre, cuando tuvo ese accidente, y es ahí donde te mides qué tan fuerte están tus bases en tu relación matrimonial y familiar, yo nunca me permití pensar fatídicamente, sino siempre pensé en positivo. ‘Vas a salir adelante’, cuando de repente se me dejaba caer, y él se preguntaba ‘¡Híjole! ¿Quedaré bien? ¿Voy a volver a caminar?’, yo decía ‘¡Claro que sí, o sea, ni lo dudes!’. Siempre con esa mentalidad, no sé si era un mecanismo de defensa, pero yo nunca me permití pensar en otra opción y menos que mis hijos me vieran dudarlo o algo así, si su papá estaba así pues tampoco era para actuar como si nada pasara, pero si tratar de pensar siempre en positivo y acompañarlo.

Primero fue el estar postrado por la lesión de la espalda y luego en consecuencia le vino la parálisis, y eso para él fue, muy fuerte, en el sentido de verse así, y sin embargo, yo siempre le dije, ‘a mí no me importa, ¿a ti te importa? A mí no, estás guapísimo!’.

Siento que esta experiencia fue una oportunidad para fortalecernos como familia; vamos bien, estamos unidos. ‘Cuando se presentan las tempestades, mientras tu casa está fundada sobre la roca, no hay nada que la derribe’, y así me sentí, salimos adelante, y más fortalecidos, porque cambiamos muchos hábitos en la familia, nos hicimos más compañeros, por ejemplo, para practicar ejercicio juntos, estoy segura que para nuestros hijos vernos así unidos, es una fortaleza. Todo ha sido para bien.

Con su experiencia, ¿qué les recomendaría a las madres de familias sinaloenses? 

Si me permiten darles un consejo, es que estén mucho con sus hijos, yo sé que en estos tiempos es necesario que las mamás tengan que salir a trabajar, pero hay que tratar de no dejarle la educación nada más a la escuela o a la gente que te los cuida, sino siempre estar, y sobre todo, procurar nunca dejar de escucharlos, darte el tiempo de estar y educar siempre con el ejemplo, con anécdotas de vida, no olvidar decirles que los amamos, no veo otra forma de darles herramientas para la vida, involucrándose mucho, o lo suficiente, porque las cosas externas no las vas a poder evitar, ¡qué no habrán visto! ¡O qué no habrán oído! Pero sin embargo, si tú para ellos eres coherente y congruente, te escuchan. Al final siempre te van a escuchar y dar la razón.

Algo que yo les aconsejo sobre todo, es que aunque vengan épocas difíciles, nunca perder la fe. Lo viví con familiares cercanos, que vimos situaciones con hijos muy difíciles, sin embargo la mamá ahí estuvo, tenaz, sin despegarse, pendiente, orando, y luego ver cómo dio la vuelta la vida de su hijo, es la recompensa, nunca hay que perder la fe, no hay que rendirse, sino siempre estar luchando, luchando.

Háblenos acerca de su experiencia en Anspac Mazatlán (Asociación Nacional Pro Superación Personal A. C.), de la cual fue presidenta fundadora.

Para mi Anspac ha sido muy relevante, porque al dar temas de desarrollo humano a un grupo de mujeres, tú te preparas y aprendes mucho pero además, recibes más de lo que tú les das a las mujeres, porque ellas con su retroalimentación, sus experiencias de vida, aprendes mucho más. Son tres etapas que cubre Anspac; primero el conocerte a ti misma, para a partir de ti, formar a tu familia, y a partir de tu familia darle lo mejor a la sociedad. Si no estás tú bien como persona no puedes dar lo mejor de ti. Se trabaja en tu Yo interno, con tu familia, y luego lo que puedes dar a tu sociedad.

Te da gran alegría ver las vidas que transforman estos programas, porque hemos visto al final de cada año – es como un ciclo escolar – los testimonios y escuchar a las mujeres decir que a partir de Anspac pudieron salvar su matrimonio, o que pudieron ayudar a un hijo, o aprendieron a tratar a los adultos mayores, o a valorar más su trabajo, la verdad ya con eso tú te quedas súper feliz porque contribuiste a mejorar una familia.

¿Qué considera sea necesario para mejorar como sociedad?

Definitivamente retomar los valores, retomar las cosas fundamentales, como el respeto, a nuestros semejantes, a la autoridad, el no hacer al otro lo que no quieres que te hagan, o no hacer lo que va en contra de ti. No sumarte a hablar sólo de cosas negativas, sino siempre tratar de ver lo positivo, y hacer desde tu trinchera, como trabajador, como empresario, desde tu hogar, lo que a ti te toca hacer. Te voy a decir un ejemplo: Un señor de una colonia en plena campaña me decía ‘no, aquí nos tienen abandonados, y la basura, nunca pasan y aquí tenemos en las esquinas los drogadictos, y la delincuencia, etc.’ y yo le decía ‘sí, la verdad al gobierno le toca hacer mucho, pero a veces no se puede hacer mucho sin la participación de la gente, por ejemplo, ¿esa basura tirada en la calle? Y los muchachos que usted dice, dígame, ¿dónde están sus papas o familiares? ¿Qué es lo que ha pasado? Pues que muchas veces reclamamos pero no hemos enseñado ni educado a nuestros hijos a respetarnos a nosotros mismos menos a nuestros vecinos, a nuestra comunidad, también a nosotros como sociedad nos toca trabajar, no le dejemos todo al gobierno’.

Entonces, sigamos siempre tratando de fomentar la educación, la formación, eso es lo que yo veo que nos va a sacar adelante. Enfocarse en cuestiones preventivas, en lugar de que después estemos batallando con las consecuencias, las adolescentes embarazadas, la drogadicción en nuestros jóvenes, la delincuencia o los problemas de salud, todo viene desde casa. ¿Y cómo? Reitero: la educación, está muy trillado pero es la verdad. No quieres que se vayan por un mal camino, pues sigue tú un camino recto, y ellos van a tener ese ejemplo.

¿Qué otras problemáticas ha detectado durante la campaña?

Mucha mujer sola, con varios hijos. Un hijo que no tiene papá, ya es un problema para una mujer sola educarlo y mandarlo a la escuela más. Hay falta de servicios de salud, en muchos hogares existe algún problema, o alguien con una discapacidad, o falta de atención médica. La educación, las escuelas y sus instalaciones, el abandono de la educación en edades muy tempranas. Hay falta de falta de empleo, en todos lados era ‘quiero un trabajo’, pero para eso tienes que haber estudiado. Entonces todo viene de que hay que estudiar para poder tener un buen empleo, teniendo un buen empleo, puedes sostener tu casa y tener tus hijos, y puedes involucrarte en la educación de tus hijos, todo va junto con pegado. Esos son los principales problemas, el empleo, la educación, la salud y muchas mujeres solas con hijos.

Su gestión frente al DIF Estatal, ¿qué podemos esperar de Rosy de Ordaz?

Definitivamente para mi es muy importante trabajar mucho en la cuestión preventiva, trabajar mucho en la formación, en los valores, y buscar gestionar apoyos a nivel federal, o con fundaciones, para que tengamos mayor ayuda en nuestros hospitales, para los niños, los viejitos, para la gente con discapacidad, ya que también es otra cosa que me llamó mucho la atención, que hay insuficientes centros de rehabilitación a lo largo del estado, más que en dos puntos, nada mas aquí en Culiacán y en Los Mochis, para tanta gente, y eso me parece muy importante. Eso es lo que a mí más me gustaría, la cuestión de la formación, retomar los valores y darle la importancia que tiene la familia como célula fundamental.

¿Algo más que nos quiera agregar, Sra. Rosy, para nuestros lectores?

Agradecer de verdad el apoyo a toda la gente que creyó en Quirino, en su proyecto, y que nos ayuden, de verdad, a hacer la tarea que nos toca. Para que salgan las cosas mejor, necesitamos la cooperación de todos, y que volteemos a ver las cosas que sí se están haciendo. Realmente son tantas las necesidades, que es imposible de un plumazo arreglar todo, pero fijarnos en lo que sí se va a poder ir haciendo, y en la suma de los esfuerzos, año con año y viniendo otros gobernantes con la misma visión, se van a poder hacer cosas grandes y trascendentes para Sinaloa.

Leave a comment