(HM) Héctor Muñoz

(TM).- Thania Muñoz

(JL) Jorge López

Entrevista realizada al Dr. Jorge López Ramos, médico internista experto en terapia intensiva y medicina crítica, compartió su experiencia hablando sobre el: “Uso del ultrasonido en el diagnóstico de las enfermedades”.

(HM) Dr. López Ramos, platícanos sobre la tecnología aplicada para la detección oportuna de enfermedades.

(JL): Siempre la mejor medicina es la preventiva y no la curativa, incluso las instituciones de salud hacen hincapié en la prevención, con el objetivo de que los hospitales no estén saturados de enfermos.

Voy hablar particularmente del ultrasonido ya que siempre ha sido un arma adicional para el diagnóstico o incluso para detectar enfermedades antes que se manifiesten. Los médicos acostumbramos solicitar a los pacientes un ultrasonido y se tiene que pedir una cita a un segundo nivel o tercer nivel de atención para que se realice, esto no es nada nuevo, desde 1996 la Organización Mundial de la Salud (OMS) solicitaba esos estudios de manera obligatoria.

Para explicarles mejor, los tres niveles de atención son: Nivel 1, que es el médico general; Nivel 2, el hospital y Nivel 3, es el más especializado, entonces la necesidad es que en el nivel 1, con el médico familiar, se hiciera el ultrasonido básico y si se detecta algo, se manda con el radiólogo certificado o con el imagenologo, que es la clase de estudio más completo.

Los médicos con este tipo de aparatos portátiles a la cabecera del enfermo podemos detectar algo incidentalmente, la historia clínica es el 80% del diagnóstico y el otro 20% es la imagenología y el laboratorio, lo que nos corroboran o nos descartan una enfermedad. Es un arma terapéutica diagnóstica muy importante, con la facilidad de que sea portátil, a la cama del enfermo.

(TM) ¿Qué enfermedades ha diagnosticado con el ultrasonido?

(JL) Con el ultrasonido podemos ver más allá, en mi especialidad medicina crítica podemos observar hasta un 60% de cambios en la terapéutica del paciente usando el rastreo ultrasonografico diario, con este vemos el corazón, cómo está funcionando, ya que es el principal órgano que nos hace cambiar algún medicamento.

El 30% de los pacientes van a mejorar su calidad de vida con el uso del ultrasonido diario en pacientes críticos, un ejemplo claro es cuando hay un diagnóstico de hemorragias intraabdominales, a veces está sangrando pero no es abdomen, inmediatamente ya lo salvamos de una cirugía que probablemente se debió haber hecho, no lo podemos pasar a una tomografía porque el paciente está inestable, no lo podemos mover por su gravedad, es aquí, la ventaja del ultrasonido portátil, que es a la cama del paciente, no da radiaciones y se puede hacer las veces que sean necesarias, se vuelve a reconfirmar si mejoro o si hay necesidad de hacer algunas otras intervenciones terapéuticas. También medimos si no tienen sangre en los pulmones, si la sangre no está en el saco pericárdico que cubre el corazón en una rastreadita. 

Ya hay un protocolo bien establecido en el paciente de terapia intensiva de los puntos que debemos de ver, incluso tiene función de doppler, que es medir la velocidad de la sangre y hacia dónde se dirige, que nos da mucha información de venas, arterias, si están tapadas, si están estenosadas o si su calibre ha disminuido, es muy interesante todo esto y en el consultorio ya con más calma podemos detectar de cualquier parte del paciente.

Por: Jesús Héctor

Muñoz Escobar

jhme35@hotmail.com

www.hectormunoz.com.mx

Socio de la Firma JH Muñoz-Irízar & McBride.

Despacho de Abogados,

Bienes Raíces y Consultoría.

Blvd. Pedro Infante 2580-6

Plaza Santa Inés. Fracc. Los Álamos, Culiacán Sinaloa.

Tel. (667) 761-43-20 y 30

facebook: Hector Muñoz

twitter: @hectormunoz

Instagram: @jhectormunoz

Leave a comment