Cada año, FEMSA y el Tecnológico de Monterrey hacen un homenaje al legado de Don Eugenio Sada, reconociendo a personas que, como el, siguen su visión y valores, y buscan el bienestar de la comunidad mexicana a través del desarrollo. mejora y promoción de la capacidad productiva de sus recursos humanos y físicos.

Para celebrarlo, ambas instituciones entregaron hoy el Premio Eugenio Garza Cada, a José Luis González Íñigo en la categoría Personas; la Fundación Michou y Mau, I.A.P. en la categoría Emprendimiento Social; y el equipo de robótica LamBot 3478 en la categoría Estudiantil.

El Premio está inspirado en la filosofía y en los valores de ese hombre extraordinario, cuya incansable labor ha influido decisiva y positivamente en la vida cotidiana de varias generaciones de mexicanos, incluyendo los “millennials”.  A partir de su honestidad, talento, inteligencia y perseverancia, emprendió una impresionante obra empresarial, social, cultural, deportiva, educativa y gremial.  Como lo estudia la muy reciente biografía de Don Eugenio, escrita por la doctora Gabriela Recio, sus ideas y acciones han dejado un legado en el pensamiento, la cultura y el comportamiento de millones de mexicanos” mencionó el presidente del Consejo de Administración de FEMSA y presidente del Consejo del Tecnológico de Monterrey, José Antonio Fernández Carbajal.

Por su parte Salvador Alva, presidente del Tecnológico de Monterrey hablo sobre la importancia de reconocer a las personas que transforman a México. “Para el Tecnológico de Monterrey es un privilegio honrar a nuestro fundador otorgando este premio a personas comprometidas con México. No tenemos duda que la mejor manera de enfrentar los retos sociales que vivimos en nuestro país y en el mundo, es que todos nos involucremos en proyectos como los que impulsan los ganadores del Premio Eugenio Garza Sada” señaló.

Leave a comment