Si por las mañanas te sientes con menos energía, te enojas fácilmente y no te puedes concentrar, tal vez sea que no estás desayunando o no estás desayunando lo que debes.

Seguramente has escuchado que es la comida más importante del día; como su nombre lo indica, desayuno significa “romper el ayuno”, y es la oportunidad que tiene nuestro cuerpo para consumir alimento después de varias horas de ayuno que suceden mientras dormimos. Si no se consumen alimentos después de una noche de ayuno (entre seis y ocho horas), nuestro organismo necesita hacer un esfuerzo adicional. La falta de energía provoca diferentes síntomas como sueño, falta de concentración y mal humor. En el caso de los niños, el no desayunar además, hace que tengan un menor rendimiento en la escuela.

La importancia radica en que el primer alimento reinicia el reloj biológico del cuerpo. Los expertos indican que se debe desayunar una hora después máximo después de haber despertado.

 

Estas son 5 ventajas de desayunar todos los días:

1. Proporciona la energía para mantenerte activo y realizar tus actividades matutinas.

2. Mejora la concentración y la habilidad para resolver problemas; por ejemplo, los niños que desayunan son más creativos y faltan con menor frecuencia a la escuela.

3. Ayuda a cubrir nuestros requerimientos diarios de nutrimentos.

4. Desayunar ayuda a mantener un peso saludable y niveles saludables de colesterol y glucosa en la sangre.

5. Las personas que desayunan diariamente tienen mayor concentración y son más productivos durante el día.

Toma nota:

Es importante mencionar que el desayuno es importante pero lo que estás poniendo en tu plato, también lo es. Un desayuno completo debe incluir un alimento de cada grupo del Plato del Bien comer:

Lácteos: alimentos de origen animal como leche descremada, yogurt o queso.

Cereales: pan, galletas, cereal para desayuno o pan integral. Conoce las opciones de Kellogg’s.

Fruta fresca y con cáscara preferentemente, ocasionalmente se puede tomar jugo natural.

Leave a comment