Las ciudades verticales son un concepto que busca ser una alternativa para agrupar a las comunidades de alta densidad que habitan en un área reducida con  la construcción de espacios optimizados que crecen a lo alto.

No sólo es crear un edificio o rascacielos, sino que es establecer todos los servicios y comodidades de una manera vertical en la que el aprovechamiento de espacios rinda de una forma más efectiva.

Con esta idea es que José Humberto Avilez Burgueño, director general de Integradora de Negocio HA, quiere traer, a través de proyectos inmobiliarios, construcciones de este tipo que permitan que ciudades como Culiacán, con un alto índice de población, puedan vivir en este tipo de edificios.

El desarrollador inmobiliario explicó que actualmente la densificación poblacional ajustada permite  que se puedan realizar desarrollos inmobiliarios verticales, ya que es más conveniente remodelar y reestructurar zonas urbanas donde ya se encuentran todos los servicios básicos como son drenaje, agua, pavimentación, telefonía, entre otros.

Destacó que con la realización de pactos a nivel nacional, donde los municipios se están redensificando para que puedan crecer verticalmente las ciudades y se puedan aprovechar los servicios existentes, han ido adaptándose los desarrollos inmobiliarios. Fue en el 2010 cuando se dio ese pacto que permite que una hectárea, que sólo podía  tener 50 habitantes que convivieran en el mismo espacio habitacional, ahora  fuera ajustada a 200 habitantes por hectárea, la densidad aumentó, lo que apoyó para permitir que los desarrollos verticales y plurihabitacionales se puedan llevar a cabo. 

Explicó que la idea es hacer algo tangible, pero que vaya de acuerdo al desarrollo urbano, con la modernidad o lo que necesite la comunidad o área, implementar el desarrollo inmobiliario como algo positivo.

“Es algo que va a pasar en esta década, en estos tiempos modernos y que las mismas generaciones son más dinámicas con espacios menores, con productos mucho más innovadores, sustentables, ecológicos y todo lo que viene siendo la dinámica social“.

El desarrollador inmobiliario mencionó que los beneficios de una propiedad de este tipo son tener más funcionalidad, seguridad, compartir la propiedad en costos de mantenimiento, vigilancia y servicios.

Es más funcional, más dinámico, con nuevas arquitecturas, tecnologías, innovación, como puede ser vigilar tu condominio desde tu celular o por ejemplo, dar acceso a cualquier familiar o amigo desde el punto donde te encuentres.

Es un inmueble con una porción solamente necesaria para tu vivir, donde se comparten las áreas comunes que pueden ser áreas verdes, de entretenimiento o de esparcimiento, entre otros y tu espacio sigue siendo privado y con todas las comodidades.

Leave a comment