Después de pasar horas, días, semanas y meses en busca del vestido perfecto, ese que te hará ver resplandeciente y que resaltará toda la belleza que hay en ti, siempre surge la duda de cómo cuidar dicho elemento tan importante.

Primero debes de asegurarte de que el largo no se arrastre a la hora de ponértelo, para ello lleva a la prueba final del vestido un par de zapatillas que tengan el tacón de la misma medida que usarás el día de la boda, así dejarán el largo a la medida necesaria.

Una vez que lo tengas en casa no lo cubras con una bolsa de plástico, las telas que se usan para la confección de este tipo de vestidos son tan delicadas que esto las puede dañar, lo ideal es que lo guardes con una cobertura o funda de tela, incluso existen tiendas que se dedican a vender vestidos para novia donde te los entregan en cajas.

Al tener cerca este preciado objeto es normal que las ansias por verlo, tocarlo y probarlo aumenten cada vez más, pero esto podría salir caro pues al estar tocándolo y sacándolo para mostrárselo al mundo entero podrías mancharlo, romperlo o incluso hacerle un daño irreversible, ¡resiste!

No lo cuelgues directamente de sus mangas o tirantes, este tipo de prendas tienen unas tiras de goma especiales que sobresalen de los costados para que las enganches desde ahí. Cuando vayas a colgarlo colócalo en un lugar fuera del alcance de los niños y no utilices ganchos de fierro ni de madera, el primero se dobla con el peso y el segundo tiende a soltar aceites que podrían manchar la tela.

Si llega a arrugarse, ¡no te desesperes! Existen lugares que se dedican a lavar y planchar prendas tan delicadas como ésta, acude a ellos.

El día de la boda pide ayuda para ponerte el vestido, asegúrate de que quienes te ayuden tengan sus manos limpias y aplica todos los productos de higiene personal como desodorantes, lociones, cremas y perfumes minutos antes de ponerte el vestido. Después de ponértelo evita comer y recibir besos y abrazos, por lo menos hasta que inicie la ceremonia, así mantendrás a salvo tu vestido de las manchas.

Leave a comment