La médula espinal es una parte fundamental del sistema nervioso pues transmite la información del cerebro a los nervios raquídeos, que se ramifican a todas las partes de nuestro cuerpo y controlan sus funciones. Esta médula espinal está protegida por la columna vertebral.
El cuidado de nuestra columna y, en definitiva, de nuestro sistema nervioso es una garantía más para el mantenimiento de la salud. Por ello, te transmitimos a continuación unos consejos útiles para el cuidado de tu espalda.

 

Cuando estás de pie

    • Mantén hábitos posturales saludables. Frecuentar buenas posturas es la mejor manera de prevenir los problemas de espalda.

 

Observa tu silueta e intenta corregir tus hábitos posturales

    • Descansa uno de los pies en alto. Esto evitará que dobles demasiado la columna.
    • No debes inclinarse hacia delante sin doblar antes las rodillas.

 

Cuando estás sentado

    • Siéntate derecho, no te dejes caer hacia delante.
    • No cruces las piernas cuando estés sentado, aunque sí puedes cruzar los pies por los tobillos.
    • Si pasas muchas horas sentado, utiliza una silla ergonómica con soporte lumbar. Si al sentarse los pies no llegan al suelo, conviene utilizar un reposapiés.
    • Al inclinarte, mantén el cuello y la columna lo más alineados que puedas.

 

Cuidado con las corrientes de aire

    • No permanezcas sentado dando la espalda al radiador o al aire acondicionado.

 

Cuando estás acostado

    • Duerme boca arriba con las rodillas apoyadas sobre una almohada. O bien duerme de lado con las rodillas flexionadas, con una almohada entre las dos.
    • No duermas boca abajo, pues esta posición aumenta tu curva lumbar y daña el cuello y los hombros.
    • No utilices almohadas demasiado altas. Esto podría dañarte el cuello, los hombros y los brazos.
    • Para levantarte o incorporarte estando acostado, no te levantes de la cintura para arriba, flexiona primero las rodillas, gira hacia un lado y ayúdate con las manos para incorporarte.

 

Cuando subes escaleras

    • Pisa con todo el pie en los escalones, no sólo con el arco.

 

Cuando cargas objetos

    • Lleva los objetos pesados pegados al cuerpo. Alejarlos aumenta el trabajo de tu columna.
    • No alcances ni levantes objetos más arriba de tu cabeza.

 

Camina

    • Camina a paso ligero al menos media hora diaria. Este ejercicio te ayudará a eliminar líquidos y te mantendrá en forma.

 

Cuando te agachas

    • Al agacharte, dobla las rodillas. Nunca flexiones la columna hacia delante.
    • Aprovecha los músculos de las piernas para levantar el peso, manteniendo la columna recta.

 

Cuando conduces

    • Para entrar al coche, siéntate primero en el asiento y luego mete las piernas en el vehículo. Para salir, hágalo a la inversa.
    • Siéntate con la espalda apoyada en el respaldo, con una apertura de 110º entre el asiento y el respaldo. Utiliza un cojín o un soporte lumbar.

 

 

Por: Dr. Mario López Egusquiza

Médico Quiropráctico
Clínica Quiropráctica Culiacán / Terapia Física / Rehabilitación
Dirección: Dr. Mora #1522, Las Quintas, Culiacán, Sinaloa, C.P. 80060
Celular: (667) 162-0879
Clínica: (667) 258-0536

 

Leave a comment