Innumerables veces llegamos a casa luego del trabajo con un fuerte e intenso dolor de espalda que nos provoca un terrible malestar justo en el momento en el que llegábamos buscando un descanso. Los medicamentos prescritos por el médico aún no han sido suficiente y no están logrando su cometido, tras lo cual finalmente te decides a visitar un quiropráctico.

Pues bien, ahora: ¡cuidado! Porque el problema al que nos enfrentamos en este momento puede ser aún más insoportable y una mala elección en nuestro quiropráctico puede dejarnos con un dolor mucho peor.

En la Clínica Quiropráctica siempre procuramos ayudarte brindándote todo lo que necesitas saber antes de comenzar una terapia alternativa y es por eso que hoy, te vamos a brindar algunos consejos para elegir un buen quiropráctico.

Para escoger al quiropráctico adecuado, lo más importante es estar bien informados acerca de su formación y su trabajo certificado profesionalmente. También es importante que el lugar en el que se vaya a realizar la terapia sea el adecuado, que consta de las certificaciones, el personal y los elementos realmente necesarios. Veamos a continuación algunas cosas importantes a tener en cuenta cuando elegimos nuestro quiropráctico.

La formación académica del quiropráctico: Un quiropráctico se forma de manera profesional, estudia, rinde varias pruebas y tras la formación académica correspondiente, recibe un título o una licencia que certifica su categoría como profesional médico.

Se ofrece una consulta previa gratuita: Un quiropráctico profesional y confiable, le brindará previamente al tratamiento una consulta gratuita en la que brindará sus recomendaciones por escrito y sus evaluaciones, determinando si será necesario un tratamiento o no.

• Las herramientas que utilizará: Las herramientas que utilizará el quiropráctico deben ser verdaderamente las adecuadas. Se utiliza equipamiento de rayos X, máquinas de ultra-sonido, herramientas de imagen digital de carácter infrarrojo, etc. El quiropráctico debe tener la capacidad de detectar si existen fracturas, cuales son los desajustes en el esqueleto y con qué cosas podrá trabajar al momento de maniobrar nuestro cuerpo.

• Cómo se determina el tratamiento necesario: El quiropráctico debe ser capaz de determinar o estimar de forma adecuada aproximadamente cuánto tiempo durará el tratamiento y cómo está respondiendo su cuerpo en función del mismo.

Los tipos de cuidados preventivos ofrecidos: Un quiropráctico profesional, además de trabajar en un tratamiento de recuperación y reajuste, trabajará en uno de prevención de posibles nuevos episodios, por eso es importante que el quiropráctico que vayamos a elegir, no busque sólo remediar un malestar del presente sino que también busque prevenir.

• Las referencias: Las referencias son siempre importantes prácticamente en todos los ámbitos y éste no es la excepción. Es importante consultar por las referencias que el quiropráctico tenga, un número adecuado es entre tres y cinco referencias de otros pacientes y al menos dos profesionales comprobables.

Por: Dr. Mario López Egusquiza

Médico Quiropráctico

Clínica Quiropráctica Culiacán / Terapia Física / Rehabilitación

Dirección: Dr. Mora #1522, Las Quintas, Culiacán, Sinaloa, C.P. 80060

Celular: (667) 162-0879

Clínica: (667) 258-0536

Leave a comment