Cada vez son más las parejas que no están interesadas en tener una boda convencional y se inclinan por elegir lugares fuera de lo común para celebrar la unión de su amor.

Lo que se busca es un espacio que esté lleno de romanticismo y diversión al mismo tiempo y qué mejor lugar que la playa, uno de los pocos escenarios puede brindar ambas cosas. Al elegir esta locación se debe tomar en cuenta algunos consejos para  evitar inconvenientes.

Al organizar este tipo de bodas es primordial pensar en la época en que se llevará a cabo para determinar cuando se enviarán las invitaciones. Por ejemplo, si la temporada elegida es considerada alta para los lugares turísticos es necesario enviar la invitación con diez meses de anticipación así los invitados podrán hacer su reservación en la fecha y lugar deseado sin tener ningún problema.

También se debe elegir el mes cuidadosamente porque de esto dependerá el clima, es preferible seleccionar una fecha en primavera que en el verano (a menos que planees celebrar al atardecer o de noche) para evitar que todos sufran con las altas temperaturas.

El vestuario se vuelve menos formal, para mayor comodidad se usan telas fluidas y livianas, además los colores cambian por tonos claros como blanco, beige, amarillos o salmones, es necesario especificar en las invitaciones los códigos de vestimenta.

Debido al clima que brinda la orilla del mar es importante ofrecer a los invitados alimentos que sean ligeros y refrescantes. Una pequeña estación que contenga bebidas frías, fruta de temporada y ¿por qué no? Paletas heladas, sería ideal para mantenerlos felices mientras esperan el inicio de la ceremonia.

Las flores son significativas para la decoración, en este caso y aprovechando la naturaleza del sitio, lo mejor es usar flores tropicales, con este toque especial agregarás un extra de colores radiantes y deliciosos aromas.

Después de disfrutar de una boda inolvidable es tradición dar a los invitados un pequeño detalle como recuerdo del día especial. Unos lentes de sol, un abanico, una sombrilla, un mini protector solar, un par de sandalias o un sombrero, son recuerdos que no pasarán desapercibidos.

Leave a comment