El vestido de novia es la pieza protagonista de ese día tan especial, por eso cada detalle en la elección de esta prenda es importantísimo ya que será el recuerdo que quedará plasmado en las fotografías de la boda, así que es recomendable tomarse el tiempo para pensar y analizar al momento de elegir.

Son 24 horas en que la novia será el centro de atención y por ello tener cada detalle previsto, así que hay que tomar en cuenta algunos aspectos a la hora de decidirse por el definitivo y sobre todo, que sea con el que se sienta cómoda.

Empiecen con la búsqueda lo antes posible, ya que de seguro encontrarán alguno del que se enamoren rápidamente, pero tal vez a este se le tengan que hacer varios arreglos para que quede perfecto. Puede que tengan ya un diseño pensado, pero no es necesario casarse con esa idea y abrir la mente a otras posibilidades para que sean la sensación el día de su boda.

Otro aspecto importante es saber exactamente cuánto va ser el monto destinado para ello, para así poder tener una idea más aterrizada sobre lo que está y no fuera del alcance, además así localizar en qué boutique encontrar el vestido perfecto.

Ante todo, siempre debe quedar firme la idea de cuál es el estilo de la novia y qué quiere proyectar durante su ceremonia, así que ese vestido debe reflejar la esencia, carácter y personalidad. Recuerden que esa prenda no deber brillar más que la novia, sino ser una extensión de lo que ella representa.

En cuestión de tamaños y tallas, las novias en su mayoría se proponen bajar algunos kilitos para el gran día, lo recomendable es que se compre el vestido conforme a la talla actual, ya que así no existe el estrés por cumplir con ese aspecto y encajar en el vestido elegido y si es necesario solo hacerle ajustes si se llegase a perder de peso.

Con estos detalles en mente, ahora sí pueden empezar la búsqueda de ese vestido soñado que hará de ese día tan importante, algo memorable.

Leave a comment