Subir nuestra autoestima, mejorar nuestras relaciones personales, facilitar relaciones profesionales, entre otras sensaciones positivas, son los beneficios de mejorar nuestra sonrisa. En mi experiencia personal, con más de 25 años diseñando sonrisas, he quedado sorprendido y emocionado a la vez con la cantidad de personas a las que les ha cambiado la vida.

La sonrisa es tan única como su propietario y es la mejor de las invitaciones para que los demás quieran conocernos. Pero desafortunadamente la madre naturaleza no nos ha dotado a todos de unos dientes blancos y bonitos, por eso debemos recurrir a la odontología estética o cosmética.

¿Sonríes con los labios cerrados o detrás de la mano?
Gracias a los tratamientos estéticos actuales es posible sonreír de manera tranquila, espontánea y sin ninguna preocupación. A través de carillas de porcelana, o con coronas, se eliminan todas las imperfecciones de tus dientes para conseguir un look atractivo. También se puede obtener con un blanqueamiento dental que puede acelerar un resultado estético.

Como todos sabemos, la belleza está en los ojos del espectador y cada quien tiene una distinta concepción de lo que es una sonrisa bonita. Incluso dentro de la odontología existen dos movimientos que buscan la belleza a través de dos caminos distintos: la odontología estética y la odontología cosmética.

Diferencias entre la odontología cosmética y estética

El objetivo de la odontología estética es mantener la belleza natural de los dientes a través del tratamiento. Cuando la forma y el color de tus labios, la forma de las encías, la geometría de los dientes y el color de la dentadura encajan a la perfección, se consigue una sonrisa que enamora. Esto significa que todas las restauraciones necesarias se realizan teniendo en cuenta el entorno natural de la sonrisa para que tu familia y amigos no noten que has contado con la ayuda de tratamiento dental, sino que cuando te vean sonreír sólo piensen en lo bonita que es tu sonrisa. Los tratamientos de odontología estética no sólo se limitan al reemplazo de dientes, a menudo, las correcciones quirúrgicas en las encías, la ortodoncia y la alineación de los dientes también se utilizan para mejorar su aspecto. Esto requiere que los distintos especialistas de la clínica dental tengan que trabajar conjuntamente por un único objetivo.

La odontología cosmética está compuesta por tratamientos que acentúan la belleza natural de tus dientes y encías. Actualmente hay muchas formas de mejorar y enfatizar el color de los dientes que muestras al sonreír. El blanqueamiento, por ejemplo, puede hacer destacar las piezas dentales y es especialmente efectivo para dar más presencia a la sonrisa de personas que tienen los dientes pequeños.

Percepciones de la belleza de la sonrisa en diferentes culturas

¿Cómo puedo saber si tengo una sonrisa ideal?

Es fácil, sólo debes seguir tu propio instinto. Lo importante es lo que a ti te gusta y no lo que piensen los demás. No hay una definición universal de la belleza, de hecho, las normas generales varían según la cultura. Los asiáticos piensan que la sonrisa atractiva es aquella que muestra una parte importante de las encías, mientras que los europeos y los americanos intentamos evitar esta característica porque la consideramos antiestética. En algunas culturas, el hecho de tener dientes de oro es un símbolo de estatus, mientras que en otras no son bien vistos ya que se da valor a la naturalidad. Lo importante es que todos los componentes de tu sonrisa encajen entre ellos y sobretodo, que tú te sientas cómodo con ellos.

Leave a comment