A unas semanas de llegar al altar junto a su novio Armando Coppel Gómez Rubio, Ana Lucía Sánchez Labrada disfrutó de una amena velada en compañía de amigas y familiares.

El restaurante El Presidio se llenó de luces, decorado con velas y flores naturales con tiernos tonos pasteles que crearon una atmósfera mágica para que las invitadas pudieran felicitar a la futura novia que fue rodeada de buenos deseos, consejos y obsequios.

La organizadora y encargada de cuidar cada detalle fue Eloísa Gómez Rubio de Coppel, quien agradeció la llegada de las asistentes las cuales recibieron como detalle por su compañía coloridos alhajeros de mimbre.

•La boda será el próximo mes en la Basílica Catedral de la Inmaculada Concepción de la Perla del Pacífico.

Leave a comment