Este mes estaremos de vacaciones y será el momento ideal para hacer que el espacio en la memoria de tu teléfono disminuya por todas las buenas imágenes que se capturan esos días y que seguramente desearás compartir.

Uno de los pasatiempos favoritos es deslizar nuestro carrete fotográfico para revivir nuestras memorias de vacaciones. Pero lo que en verdad amamos, es que todas esas imágenes nos cuenten historias y recuerden los exquisitos lugares, momentos y travesías que vivimos durante nuestro pasear. Es por eso que estoy aquí para ayudarte a convertir esos recuerdos digitales en páginas que atesoren y narren tus viajes de manera que no se nos escape nada de la memoria.

No importa si tus imágenes son del móvil, película instantánea, o de tu cámara fotográfica, fusionadas se verán todas muy originales, pero recuerda que lo que intentaremos es contar una historia que prevalezca ante los años. En pocas palabras debes de transmitir con imágenes: el dónde, quién, cuándo y el cómo.

Continúa leyendo y te daré 10 ideas para que al momento de escoger o capturar tus fotos, disfrutes la mejor narrativa de tus remembranzas y ¿por qué no?, un bonito libro de viaje.

1. Explícalo: Suena fácil, pero necesitarás una foto de portada ya sea que imprimas un álbum o un recuerdo en tu celular, debe describir el lugar que visitaste. Este será un primer impacto visual para que nuestros seres queridos continúen viendo el resto de nuestras imágenes.

2. Organiza las fotos por color, lugar o momento. Compaginar dos fotos con los mismos valores cromáticos logrará que aquellas fotos que solas pasaban desapercibidas, tomen brillo y establezcan un discurso, así mismo los lugares cuando se muestran en tomas abiertas y tomas cerradas generan misterio y dan más información de donde estuvimos.

3. Haz las cosas diferentes: No sólo le tomes fotos de lo que te enseñaron a ver o las que puedas googlear, como los típicos monumentos, las grandes estructuras, y los lugares turísticos por excelencia. Lo más importante es ver qué fue para ti ese viaje, cómo tú percibiste ese momento, eso le dará tu toque personal. Muestra algunos detalles. Algo extraordinario en el mundo de la fotografía es acercarse. Esto separa el tema y agrega un poco de misterio a las escenas grandes.

“Porque una imagen dice mil palabras, pero varias cuentan mejor una historia.”

4. Guarda esos boletos y folletos: Cuando viajamos rigurosamente asistimos a eventos o compramos entradas de museos, boletos de vuelos y trenes, folletos que nos recuerdan lo que hicimos. Con ellos puedes hacer un collage para que después tomes una foto horizontal, que detallará más nuestro viaje, incluso, podrá servir de portada o para ilustrar la vista a ese estupendo museo o parque de diversiones.

5. Esos momentos deliciosos: Reúne esos exquisitos bocados que hacen cada viaje único. La comida es otra forma de decir lo exótico que puede ser el lugar que visitamos y nos regresa al paladar el sabor de ese momento, muchas veces es el sentido del gusto el que nos hace regresar a ese lugar que entró por la boca y se hospedó en nuestro corazón.

6. Tiempo de retratos: ¡Te ves genial! Te ves aún mejor sin tu brazo en el marco cubriendo la mitad de la imagen. Claro está, que nosotros y nuestros compañeros de viaje, deben de estar en nuestro álbum y ya sea que seas un maestro del selfie stick o el mejor retratista, es momento de sonreír para salir en la foto; no olvides la foto familiar o de grupo.

Nota: Un caso muy típico es tomarnos una fotografía en cada punto de interés que visitamos ya sea selfies o retratos, este recuerdo indica que estuvimos ahí, en ese lugar que tanto soñamos, pero si sólo te enfocas en eso, perderás el sentido narrativo de tu viaje.

7. Detalles icónicos: Fotos de playa clásicas como palmeras, torres de salvavidas y muelles, agregan contexto, colorido y detalles al resto de la narración de tus vacaciones y que muestren de lleno cuál es el lugar que visitas.

8. Muestra gente del lugar: Sé que no es sencillo pero los oriundos pueden hacer tus fotos más interesantes. Al repasar cualquier revista de viajes, notarás una mezcla de paisajes y tomas con la gente. Queremos ver a quién conociste durante tu viaje para ayudar a perfeccionar tu historia. Si te sientes raro tomando las fotos a extraños, siempre tienes la opción de pedir permiso para hacer un retrato.

9. Esos panoramas: Seguramente en tu teléfono o cámara has visto esa opción para hacer increíbles panoramas, pues es momento de usarla. Las vistas más bellas de ese viaje capturadas a lo grande… ¡pero no tan grande! Que se note natural como tus ojos la ven, así se puede acomodar perfectamente en dos paginas o en encajar en el tamaño de tu pantalla.

“Construye tu propia experiencia y muestra lo que pudiste ver.”

10. No muestres todo: El espacio en un álbum es limitado y tus amigos y familiares te lo agradecerán. Parece una tarea imposible seleccionar algunas y otras no, pero valdrá la pena. Menos imágenes significarán mayor probabilidad de que las miren, incluso te motivan para nombrar tu álbum “Mis 20 mejores imágenes de…” Piensa que un fotógrafo de National Geographic puede tomar más de cinco mil imágenes, pero sólo se publicarán 12 para contar una historia. Las personas no necesitan ver todo lo que capturaste para sentirse como si estuvieran allí. Limitar el número a alrededor de 20 a 30 imágenes ayudará a asegurar que la gente realmente recorra tu álbum por completo.

Después de esta lectura espero no seas esa persona que publica fotos “aburridas” de tu última aventura y si esa aventura ya pasó y tienes todo ese material guardado, es hora de mostrarlo y darle una nueva vida que trascienda a tus memorias.

Foto y texto por: Pascual Rico

Fotógrafo

Tel. 667 712 2060

www.pascualrico.com

PascualPhoto

¿Qué te gustaría conocer?

Escribeme: parapascual@mac.com

Leave a comment