Todos nacemos con un don especial, un talento natural que no siempre es fácil descubrir, que puede darse a notar en cualquier momento de nuestras vidas y nos ayuda a definir el camino a seguir para ser felices, porque la felicidad llega de la mano al dedicarnos a lo que disfrutamos hacer.

Originario de Escuinapa, Sinaloa, Andrés Romo dejó la ciudad que lo vio crecer primero para estudiar y finalmente para viajar hasta Italia en busca de un cambio para su vida, pero nunca pensó que esa decisión y su capacidad especial para ilustrar lo llevarían a cumplir uno de sus más grandes sueños, para lo que estaba destinado a ser, un diseñador de modas. 

Al llegar a Roma, Andrés puso todo su esfuerzo para cumplir con su primera meta, aprender el idioma. En el momento en que logró tener el nivel de italiano necesario para poder integrarse correctamente a la ciudad, empezó a conocer a personas que resultaron las indicadas y lo ayudaron a entrar al mundo de la moda.

Caterina Gatta, una diseñadora emergente, fue la primera en abrirle las puertas de este fascinante mundo, cuando le ofreció trabajo como ilustrador de figurines para su línea de ropa. No pasó mucho tiempo para que comenzaran a surgir más ofertas de trabajo, así fue como entabló su relación de trabajo con la marca Mariù De Sica, donde además de ser ilustrador asistió a la diseñadora en la construcción de las primeras colecciones.

Durante su estadía en la ciudad eterna, el joven se dedicaba a colaborar en medios sinaloenses, escribiendo sobre sus vivencias en la ciudad, los desfiles a los que asistía, hablando sobre su trabajo y entrevistando a grandes personajes de marcas como Valentino y Armani, con la finalidad de inspirar a los jóvenes y hacerles ver que si se puede llegar a donde se desea.

“Empecé a trabajar con una diseñadora y luego con otra, y otra y otra, hasta que por cuestiones laborales me tuve que ir a Milán, porque Roma es conocido por la alta costura, pero Milán es la ciudad del ready to wear”, nos narra Andrés.

Para junio del 2014, durante la semana de la moda, el sinaloense realizó su primera gran aparición en “Artisanal Intelligence”, un proyecto que sirve como incubadora de jóvenes italianos y extranjeros que desean darse a conocer como diseñadores. La directora de dicho proyecto, Clara Pamphili, quedó impresionada con la propuesta de Andrés, “Signorina Acapulco: Capsule Colection”, una colección completamente inspirada en el magnífico Acapulco de los años cincuenta.

De la mano de Andrés Caballero, un diseñador mexicano creador de la marca “San Andrés Milano”, trabajó participando en tres de sus colecciones. Así fue como poco a poco se fueron sumando más y más personas a la lista de quienes creían en él.

También participó en la Red de Talentos Mexicanos, una organización existente en Francia, España, Holanda, Inglaterra e Italia, que reúne a jóvenes mexicanos que son grandes profesionistas laborando en el extranjero.

“Hay que hacerles ver a los europeos que nosotros los mexicanos somos personas profesionales que venimos a trabajar”, comenta Andrés.

Hasta el momento uno de los grandes proyectos en los que ha participado ha sido la creación de los uniformes de la aerolínea de los Emiratos Árabes Unidos, Etihad Airways, y en el proceso creativo de los uniformes de la prestigiosa aerolínea Alitalia, la principal de Italia.

Con Peter Lagner Couture, casa de moda de alta costura, colaboró como ilustrador de colecciones de vestidos para novias y actualmente se encuentra trabajando en la construcción de la colección primavera-verano 2018 con otra de las marcas conocida por sus finos diseños, Atelier Ettore Bilotta, donde se desarrolla como diseñador, constructor de colección, encargado de búsqueda creativa y de materiales.

Conoce más de Andrés Romo en su cuenta de Instagram @andresin32 para seguir de cerca los logros de este joven sinaloense en su conquista del mundo de la moda.

Leave a comment