Al sentir que la ciudad es tuya caminando por las banquetas y visitando parques, ayudas a que la comunidad mejore.

Los espacios públicos son lugares donde nos encontramos a nuestros amigos, donde practicamos fútbol o ensayamos una coreografía, donde nos reunimos para compartir un festejo o decidir qué es lo mejor para la colonia, es donde suceden los encuentros más importantes para nuestra comunidad. Al reunirnos con nuestros vecinos y amigos, compartimos ideas y sentimientos que nos ayudan a entendernos como personas y hasta escuchamos una que otra dominguera.

A manera que la ciudad crece, debemos tener en cuenta que depende de nosotros que los parques y plazas públicas sigan existiendo. Unamos a nuestra comunidad en espacios públicos, usémoslos para divertirnos y para disfrutar lo bonito de vivir. Al frecuentarlos nos apropiamos de nuestro territorio y lo convertimos en un lugar para la recreación de todos. Invita a tu familia a tener un pícnic en el parque, asiste a los eventos públicos u organiza los tuyos, haz lo que a ti te nazca, pero úsalos. Debemos pensar en estos espacios como nuestro territorio ya que aquí se define nuestra historia y cultura.

Si tu comunidad no tiene un espacio público ¡créalo! Une a tus vecinos y elijan lo que necesiten, si hay niños lo mejor será tener juegos, si les encanta celebrar, les podría acomodar una palapa. Y lo más importante, piénsalo como un jardín que pueda mantenerse sólo, dale a la ciudad un pulmón para limpiar el aire. Elige las plantas que necesiten menos agua, aprovecha ese espacio para sembrar especies en riesgo de extinción y ten en cuenta a Jardín Botánico Culiacán para ayudarte.

Leave a comment