A veces no consideramos los gastos que ciertos hábitos están generando en nuestro día a día y resultan más caros de lo que nos imaginamos. Es momento de decirle basta al despilfarro con un cambio de actitud.

 

Desperdiciar comida

Es momento de acabar con esas compras exageradas de miles de pesos y creer que alcanzaremos a preparar todo. La realidad es que no hacemos consciencia de las cosas que tenemos en nuestro refrigerador y terminamos tirando un montón que ha caducado o se ha estropeado. Compra lo que vayas necesitando y hazte un plan de comidas semanal, de esta forma darás uso a todo lo perecedero.

 

 

 

 

No hacer una lista

Para no caer en el despilfarro es muy recomendable que hagas una lista con lo que se te va terminando en casa, para que lo sustituyas cuando vayas al súpermercado. Esto te llevará a planificar mejor tu presupuesto y a no dejarte llevar por compras compulsivas.

 

 

 

No respetar las dosis

Uno de los gastos más considerables en el hogar se hace en productos de limpieza. Precisamente porque pensamos que cuanto más producto pongamos, mejor, y si en las instrucciones pone “diluir un tapón”, nosotros ponemos dos. Créenos, si el fabricante dice que con esa cantidad es suficiente, es porque es cierto. A nadie más que a él le interesa vender, ¿no es cierto?

 

 

 

Beber agua embotellada

Uno de los caprichos de la era moderna es el agua embotellada. Si vives en ciudades donde la calidad del agua es óptima, compra botellas rellenables y usa el grifo. Ahora bien, si donde vives no es aconsejable beber agua del grifo, invierte en un buen filtro y ahorrarás mucho dinero.

 

 

 

Dejar los aparatos enchufados

¿Cuántas veces dejas los aparatos conectados a la luz, o el cargador del móvil? Los electrodomésticos en reposo gastan electricidad, si los desenchufas ahorrarás entre un 2 y 10% anual.

 

 

 

Dejar el grifo abierto…

…mientras te cepillas los dientes. Si aún arrastras este hábito es el primero que debes desterrar. ¿Y abres la regadera mucho antes de entrar? Si lo haces porque estás esperando a que el agua salga caliente, existen dispositivos que puedes programar para que el agua se caliente y salga de inmediato en tus horarios habituales de ducha, y otros que retienen el agua y no dejan que corra hasta que alcanza la temperatura deseada.

 

 

 

Pagar por cosas que no usas

Cuántas suscripciones tienes que te están costando dinero cada mes y que no utilizas. Revisa los servicios que tienes contratados, tanto en el banco, como de ocio o compras por internet.

 

 

 

No ajustarse al presupuesto

Lo más importante al fin y al cabo consiste en fijarse un presupuesto y ceñirse a él lo más posible. Es muy difícil ahorrar en casa si no sabemos cuánto tenemos y cuánto podemos gastar. Este gesto te dará mucha tranquilidad y con el resto de hábitos te hará tener un extra cada mes.

Leave a comment