El huevo es un alimento versátil que igual lo comemos solo que como un ingrediente más de cualquier plato. Lo cierto es que aunque durante mucho tiempo nos dijeron que había que consumirlo con mesura pues era el responsable de elevar los niveles de colesterol en sangre, hoy por hoy y tras cientos de estudios se ha comprobado que lejos de ser un alimento dañino, protege al individuo del desarrollo de enfermedades cardiovasculares y convierte el colesterol malo en bueno.

Y si además lo que buscas es bajar de peso, este producto se puede convertir en un auténtico aliado. Sí, es cierto que el huevo puede variar su aporte calórico dependiendo de cómo lo cocinemos. En concreto, un huevo frito contiene de media unas 93 calorías. En cambio, un huevo duro se sitúa en las 76 calorías.

¿Por qué los huevos te ayudan a adelgazar?

Los huevos disfrutan de un efecto saciante gracias a la leucina, un aminoácido que hace desaparecer la sensación de hambre y por lo tanto, evita la caída en el peligroso picoteo.

Así que te mostramos las cinco formas de comer huevos que menos calorías aportan.

Huevos a la plancha

A primera vista son muy similares a los huevos fritos, pero sin una gota de aceite. Recuerda que un huevo frito ronda entre las 160 y 210 calorías (dependiendo de su tamaño), pero cocinado a la plancha oscila entre las 90 y 110 calorías.

◦ Huevos duros

Nada como el huevo duro para aportar un mínimo de calorías y un máximo de proteínas. Sólo necesitas colocar los huevos enteros en una cazuela con agua y dejarlos hervir por unos diez minutos.

◦ Huevos escalfados

A diferencia de los huevos hervidos, están cocidos en agua o caldo pero sacándolos de su cáscara. Calienta una cazuela con agua y deja caer los huevos delicadamente en ella. Puedes añadir un chorrito de vinagre o jugo de limón en el agua para facilitar la coagulación. Cuando estén cocinados sácalos del agua y estarán listos para comer.

◦ Huevos al horno 

En una cazuela para horno coloca espinacas con tomate y pimientos en rodajas y casca el huevo sobre la base de vegetales. Hazlo con cuidado para evitar que se te rompa. Rocíalo con un chorrito de aceite de oliva. Le puedes añadir sal, pimienta, orégano y demás especies al gusto.

◦ Huevos revueltos

Son una de las formas más fáciles y sanas de preparar el huevo. En lugar de utilizar mantequilla o aceite, puedes optar por un poco de agua o de leche. Añade los huevos a la sartén ya caliente y a continuación vierte un poco de agua o de leche descremada. Revuélvelos hasta que sequen. Puedes acompañarlos de champiñones o verduras como cebollas, espinacas o tomates.

Leave a comment