VIDA PLENA, Una nueva vida

Esta vez, quiero platicarles sobre los avances que ha tenido mi vida, pues en la mayoría de los artículos anteriores, sólo les he contado cómo estuvo mi vida en el pasado. Ahora ya estoy en un punto donde puedo ver toda la estructura que tuve que construir para ir formando una nueva vida y todas las posibilidades que me ofrece.

Les he platicado que estos últimos seis años han sido una lucha para mí; cada vez menos, pero así ha sido. He estado luchando por mi vida y por el tipo de vida que quiero para mí, y ahora estoy orgullosamente satisfecha con mis logros físicos, emocionales y mentales. En cuanto a mis mejorías físicas, tengo estudios clínicos que las comprueban, y las mejorías en lo emocional y mental son muy tangibles también, pues la gente que conoce mi proceso me lo expresa todo el tiempo.

El cambio más importante que he manifestado es en mi entorno: La que cambió fui yo, y lo puedo apreciar en algunas amistades, en la relación con mi familia y en toda persona que me rodea. Mis relaciones son más sanas, porque ahora tengo amor propio, más seguridad, tengo claro lo que quiero y lo que no quiero y por lo tanto puedo expresarme más y mejor; mi entorno fluye a mi favor.

Veo que los demás no eran el problema, al convertirme en una persona más flexible, que acepta otras opiniones, la gente reacciona diferente; más dulce y con más empatía. Tengo muchas amistades que siempre han estado a mi lado aún en las malas y otras nuevas que ahora me entienden más.

Mi familia siempre me ha apoyado en las buenas y las malas, cosa que agradezco enormemente, pero ahora puedo notar más apoyo moral por los cambios que he hecho en mí. Incluso, apareció una nueva persona en mi vida, que llegó a apoyarme. Con su sola presencia me ha inspirado a ser más fuerte y tomar una decisión importante en mi vida. Así mismo, me ha ayudado a recordar que yo también quiero vivir todavía más, tener nuevas experiencias y seguir aprendiendo a ser cada vez más la mejor versión de mi misma; está para mí en las buenas y las malas, como yo lo estoy con todas estas personas mencionadas.

Me siento muy bendecida por haber podido generar este cambio pues antes no me daba cuenta del apoyo que tenía, yo siempre sentí que el mundo estaba en mi contra, que la lucha la viví sola y que nadaba en contra de la marea porque mis ideas no eran las comunes y aceptadas. Ahora cuento con un equipo de trabajo hermoso, con el cual comparto la misma misión; me siento muy acompañada, porque existe más gente que cree en lo mismo que yo.

Eso ha llevado a que se sigan sumando más personas a la comunidad sinaloense de practicantes de ZhiNeng QiGong, las cuales me apoyan y así trabajamos juntos para ver este sueño hecho realidad.Estas personas son muchas, pero ahorita quiero destacar a los más cercanos: Martha Elena Lim Cisneros y su marido Armando Olguín Arciniega. Ellos son excelentes seres humanos que me están apoyando en cuerpo y alma a difundir esta hermosa ciencia y hacer posible que más gente alcance sus beneficios. Ellos han vivido en carne propia lo que se puede lograr y comparten conmigo el principio de que una vez experimentado “No se puede No compartir”.

En lo personal, estoy consciente de que mis cambios los he obtenido poco a poco y con constancia en mi práctica de ZhiNeng QiGong. Es una gran bendición y una gran experiencia el aprender a tener tu salud, tu vida y tu destino en tus manos.

¡Hasta la próxima!

 

Por Ana Constantina Canelos Ávila (poner datos colaboración)

{gallery}Categoria Entretenimiento/Articulos/2016articulo/marzo/vida

Leave a comment