Un plan para reverdecer en 2018

Un plan para reverdecer en 2018

COMPARTIR

¿Ya pensaste en tus propósitos verdes para este año? Aquí hay algunas ideas de la Sociedad Botánica.

Como cada Año Nuevo se asoman nuevos bríos, en la Sociedad Botánica y Zoológica de Sinaloa IAP queremos enlistar algunos propósitos verdes de quienes colaboran en nuestro equipo y explicar por qué son relevantes para nuestra vida cotidiana aunque parezcan muy simples. Después de haber recopilado algunas voces, destacamos los siguientes:

“Incluir flores para los polinizadores en mi jardín, plantar árboles en parques públicos, y cuidar esos árboles para que crezcan”, y hay cifras que sustentan la primera parte de este noble propósito. Sin polinizadores nuestra alimentación y nuestra supervivencia se complicarían. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) destaca que los polinizadores –entre ellos aves, abejas y murciélagos- participan directamente sobre el 35% de la producción agrícola mundial, una actividad primordial de nuestro estado, y que esta polinización aumenta el rendimiento de 87 de los principales cultivos de todo el mundo.

Alguien más nos comentó que “para el siguiente año quiero venirme caminando de mi casa o en bicicleta porque vivo muy cerca”. De llevarse a cabo este propósito, además de tener un efecto positivo para el aire de Culiacán al reducir el uso del auto, también ofrece ventajas para la salud. Un estudio realizado en 2013 por la Asociación Americana de Fisiología destacó que el ritmo cardíaco de una persona mejora y con ello disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares, además de que una hora de bicicleta implica la quema de más de 500 calorías y es un ejercicio de bajo impacto porque no se ejerce presión sobre las articulaciones. Una razón más para tomar la bicicleta es tener una vida más larga. De acuerdo con otro estudio publicado en el International Journal of Sports Medicine, los ciclistas del Tour de Francia viven unos ocho años más que el promedio de las personas.

Por último, otro de nuestros compañeros tendrá un año más verde con un pequeño pero significativo propósito, aunque todavía no lo sabe. “Nunca he estado a cargo de una planta, voy a adoptar una para ponerla en mi escritorio, donde escribo” y, aunque él no lo sabe, tiene muchas cosas a su favor. Según el Informe Global de Espacios Humanos, realizado por la Universidad de Manchester en 2015, la naturaleza tiene un impacto significativo aún en el escritorio. De los encuestados se obtuvo que quienes trabajaron en ambientes con plantas reportaron un nivel de bienestar 15% más alto, 6% más de productividad y 15% más de creatividad que quienes trabajan en un edificio sin plantas, sin vista hacia un área verde y sin iluminación natural.

La lista de propósitos puede ser muy numerosa, pero basta con pequeñas acciones para generar un cambio en el entorno. A lo mejor no te has percatado, pero si has visitado el Jardín Botánico Culiacán o el Parque Ecológico, si plantas y proteges la flora regional, si mantienes vivo un espacio verde, si eres un observador de aves o si cuidas mucho un árbol que te provee de sombra, si usas tu taza para evitar los desechables, también eres parte de la labor de la Sociedad Botánica.