¿Te pagas o te pagan la boda?

¿Te pagas o te pagan la boda?

COMPARTIR

¡Al fin llegó momento tan esperado para toda mujer! A todas nos encantan las bodas pero también sabemos que supone un desembolso considerable. Tarde o temprano, después del anuncio de la boda llegan las dudas sobre el presupuesto.

El tema puede ser importante para ti y tu pareja o… para las dos familias completas. Disfrutar la búsqueda del pastel de bodas, las visitas a locaciones y templos, y, por supuesto, las pruebas del vestido de novia, es necesario despejar las dudas sobre los gastos lo antes posible.

Cuestión de tradiciones

Tradicionalmente, las familias de los novios cubren por completo el presupuesto de la boda. Esta forma de pagar por los servicios y productos varía y en la actualidad no es muy común, pero, en los esquemas más antiguos se divide de la siguiente manera: el novio paga el precio del anillo de compromiso, y su familia paga por la boda civil y los honorarios del oficiante de la boda religiosa. También pueden costear la bebida para la recepción y aportar al presupuesto para la luna de miel. El ramo de novia, el boutonniere del novio, y los arreglos florales para boda de las damas de honor y las meninas también corren por cuenta de la familia del novio.

La familia de la novia se hace cargo por completo de la recepción: invitaciones de boda, locación, menú, música, decoración, y recuerdos para boda. También es responsabilidad de la familia de la novia ambientar con música y flores el templo para la ceremonia religiosa. Cada familia se hace cargo del outfit de uno de los novios. Los cambios en esta distribución deben convenirse por ambas familias. También debe contemplar en el presupuesto si algún símbolo se heredará.

A compartir

Hay tantas formas de administración como familias y bodas tiene el mundo.

Una manera que combina modernidad y tradición es que los novios compartan los gastos de su boda con sus familiares más cercanos. Así, los gastos se dividen en tres partes: la familia de la novia, la familia del novio y las aportaciones que la pareja pueda pagar conjuntamente, o bien, cada uno por separado. Esta forma puede ser la más equitativa, y puede ser de gran ayuda para las parejas que recién comienzan su hogar, o que lo formarán después de casarse.

Para parejas independientes

Pero no todas las tradiciones de boda se conservan o se siguen al pie de la letra. Gracias a los cambios sociales, las parejas son libres de formar un hogar antes de casarse, o, simplemente, de pagar por su boda y así tener una celebración completamente a su gusto. Esta forma de administración es cada vez más popular.

El primer paso de las parejas independientes para pagar por su boda es hacer un presupuesto aproximado. De esta manera sabrán si necesitan ahorrar un poco más o si deben recortar sus gastos. Las parejas que solventan su boda deben saber que solicitar o aceptar la colaboración de amigos y familiares es completamente normal.

Además de considerar un detalle de agradecimiento, como un arreglo de mesa para boda especial o recuerditos personalizados, los novios pueden hacer un brindis particularmente dirigido a quienes les ayuden. Sin embargo, es importante que los novios no pierdan de vista que la última palabra sobre su boda deben tenerla ellos: nadie debe presionarlos para aceptar tradiciones, productos o proveedores con los que los novios no se sientan cómodos.

Ayuda extra

Otra forma de combinar las tradiciones es recibiendo la colaboración de los famosos padrinos. Generalmente, los símbolos para la boda religiosa suelen ser obsequiados a los novios por sus seres queridos. Algunos elementos, como los muñecos para pastel de bodas o la champaña para el brindis también pueden ser obsequiados. Por otro lado, los bestmen y las damas de honor suelen correr con los gastos de las despedidas de soltería, y pueden cooperar para regalar a los novios algo primordial para su nuevo hogar, como una sala, un comedor o hasta un refrigerador.

Lo más importante al repartir el presupuesto de la boda es que los novios se sientan cómodos. Desde las invitaciones para boda hasta los recuerditos deben ser a su gusto. Además de cooperar con el presupuesto, hay muchas formas en que la familia puede colaborar, por ejemplo, aprendiendo cómo hacer centros de mesa para boda, o aconsejando a la pareja en los trámites hacia el altar. Una boda es un sueño de hadas, y colaborar para cumplirlo significa pensar en la felicidad de los novios y las novias.