Snowboard “Surfeando en la nieve”

Snowboard “Surfeando en la nieve”

COMPARTIR

Sin duda alguna, el snowboard es uno de los deportes de invierno de moda en Norte América. Y es que el número de practicantes aumentó considerablemente en los últimos años. El sólo apreciar este deporte es todo un espectáculo y tener la oportunidad de practicarlo se vuelve todo un reto, por lo que se ha convertido en algo esencial dentro del mundo de la nieve.

Orígenes

Se dice que los primeros registros se dieron a principios del siglo XX, pero fue en la década de los sesenta cuando el ingeniero Sherman Poppen creó una tabla para su hija. De ahí en adelante poco a poco se fueron perfeccionando las tablas y el resto del equipo, además las fotografías y las apariciones en películas hicieron que el snowboard generara una fascinación entre los aficionados a la nieve, especialmente los jóvenes.

En la década de los ochenta en Estados Unidos se crearon las primeras competencias, incluso un campeonato del mundo. Sin embargo, la Federación Internacional de Esquí no lo reconoció hasta 1994, gracias a eso y su enorme popularidad consiguió ser nombrado deporte olímpico y estrenarse en los Juegos Olímpicos de invierno de Nagano 1998, sólo cuatro años después de haber sido reconocido oficialmente.

Actividad saludable

Una de las ventajas de los deportes de alta montaña como el snowboard es que aportan un aumento en la capacidad pulmonar, debido a que hay menos oxígeno, pero a su vez, es mucho más puro, con lo que resulta mucho más beneficioso que el que respiramos en la ciudad o zonas urbanas. Además, la práctica de este deporte otorga, una mejor capacidad física, nos da mayor elasticidad que nos previene de lesiones musculares y también mejora la circulación sanguínea con los consiguientes beneficios para la salud del corazón.

Equipamiento

Si tienes la oportunidad de iniciarte en este deporte o estás pensando en ir a las montañas nevadas en estas épocas vacacionales y practicar snowboard, hay que tomar en cuenta el equipo que se necesita. Una de las recomendaciones es rentar el equipo si no quieres gastar algunos miles de dólares en algo que probablemente no practicarás seguido, el mismo personal de las tiendas especializadas te puede asesorar, pues hay diferentes modalidades y no todas requieren la misma tabla o protección.

Empecemos con la tabla de snowboard. Los freeriders utilizan tablas más largas y más anchas, además son más rígidas y ofrecen más margen para practicar otras especialidades, las tablas de freestyle son más juguetonas, flexibles y más cortas.

Lo más importante para la protección es el casco, que nos protege de cualquier lesión grave o incluso mortal en la cabeza, Igualmente, las gafas son necesarias para evitar tanto el frío extremo en los ojos, como para problemas de visión por culpa de la nieve. Importantes son también el Padded Shorts, una especie de pantalón corto acolchado, y la espaldera, que protege la columna vertebral.

Ropa o vestimenta apropiada

La ropa debe ser amplia para tener libertad de movimientos. Además, es importante que llevemos tres capas de ropa; la primera debe ser transpirable, la segunda termorreguladora y que ayude a expulsar la humedad del cuerpo y la tercera capa tiene que ser impermeable y transpirable.

Ahora si ya están listos, apliquen estos consejos.

Familiarizarse con la tabla

Se empieza dejando el pie trasero suelto y con el delantero cogido para levantar la tabla, a clavar un canto y clavar el otro para luego cambiar de orientación 180. Todo esto estando parados.

Posición sobre la tabla

Las piernas semiflexionadas son el aspecto más importante de la posición que hay que tener en la tabla. Las piernas son amortiguadores y proporcionan equilibrio. El timón principal son los hombros, que dirigen el cuerpo de un lado a otro y es la mano de delante la que gobierna.

Cómo acelerar y frenar la tabla

Siempre que la tabla esté parada, incluso en una superficie lisa, es inestable. Esto se debe a que ambos pies están unidos al mismo plano de equilibrio. En el momento en que alguien se pone de pie sobre una tabla parada, la única manera para estabilizar el cuerpo es sentarse.

El aprendizaje del snowboard puede darse de manera autónoma o autodidacta, sin la supervisión y ayuda de ningún profesional, aunque el progreso en este caso siempre será mucho más lento porque nadie te enseñará los elementos técnicos ni cómo combinarlos.