Sé asertivo

Sé asertivo

COMPARTIR

Para iniciar el año y empezar bien con todos los propósitos que tenemos para los próximos 365 días es de gran importancia más allá de la lista que tenemos limpiar el corazón y ser misericordiosos con nosotros mismos para no fallarnos y tener claro quienes somos, ser honestos y dóciles para tratarnos, pero también leales para entender nuestros límites y capacidades de manera que podamos realizarnos plenamente este año sin presiones pero con objetivos bien definidos.

“El que habla la verdad declara justicia” 

Proverbios 12:17

Porque la vida de eso se trata, de maximizar el tiempo, vivir más tranquilos, buscar el equilibrio y la simplicidad, sin abandonar las responsabilidades más bien asumiéndolas pero con determinación y enfocados de la manera correcta.

Tomar el tiempo que necesito para cada tarea que debemos de realizar y como dice un dicho conocido por todos “pensar menos… sentir más”, ahí está la clave de nuestra felicidad porque al sentirnos cómodos con nosotros mismos pase lo que pase estamos en paz.

Eso es ser asertivos, tener ideas claras, ser simples y honestos, tratarnos con dignidad y amor para que los demás puedan percibir lo que realmente queremos proyectar: personas decididas, con ideales y sueños claros, y metas muy claras.

Conocer tu propósito no sólo para este año sino para la vida te ayudará a dirigir tus pasos, así que si todavía crees que no has encontrado ese propósito siéntate un  tiempo, no importa cuanto sea y hazte tres sencillas preguntas:

¿Qué me apasiona?

¿Cuáles son mis habilidades?

¿Cómo ve veo en los próximos cinco años?

En la respuesta encontrarás tu propósito y para ello tu actitud es sumamente importante porque aunque te sientas confundido jamás debes rezagarte o boicotearte a ti mismo sintiendo que no tienes capacidades o algo por hacer, al contrario, ante la incertidumbre llénate de coraje y determinación para encontrarlo y ponerte en acción.

Salir de nuestra zona de confort porque es la única manera de poder lograr objetivos, pero además sentirnos felices porque entre más útiles seamos más plenos nos sentimos, todo está dentro de nosotros y algo muy importante, no estemos pensando que nuestras capacidades o propósitos nos llevarán a acumular riquezas, si bien es cierto que necesitamos trabajar para tener una vida digna es indispensable despojarnos del materialismo para que el trabajo no se nos haga una agonía en la que el tener sea lo más importante y no el disfrutar.

Una de las maneras más sanas de ser asertivos es siendo bondadosos, cordiales, servir por hacer sentir mejor a los demás, pasar el tiempo en compañías gratas y buscar la manera de sentirnos bien con un poco de soledad y nuestra propia presencia.

También tenemos que ser flexibles es decir, no siempre el plan A es el que va a funcionar, debemos tener la mente abierta para si algo no sale bien ahí pasarnos al plan B sin ningún conflicto. Ser diligentes y persistentes son otras cualidades que nos definirán como personas serias, comprometidas y veraces.

Así que tenemos mucho trabajo este año pero el más importante somos nosotros mismos, lograr en el día a día el equilibrio que es tan necesario entre lo que soy, quiero, pienso, digo y hago para poder vivir tranquilos, ser felices y transmitir confianza y alegría a quienes nos rodean.

Por: Lic. Olga Beatriz Pérez Berrelleza

Olga Beatriz Pérez Berrelleza

@olguitabpb