Salma Hayek Pinault: La mujer que lleva a México por el mundo

Salma Hayek Pinault: La mujer que lleva a México por el mundo

COMPARTIR

A sus 50 años, Salma Hayek disfruta las mieles del éxito con la pasión que la ha distinguido y por la cual ha llevado el mariachi a la celebración del 70 aniversario del Festival de Cannes, ha sido nominada al Oscar por su actuación en Frida, ha reunido a la comunidad latina presente en el cine en una histórica fotografía y enfrenta el choque cultural en la era de Trump con la película Beatriz at Dinner.

La actriz, empresaria y productora mexicana divide su tiempo entre París, Londres y un rancho para animales rescatados en el estado de Washington. Está casada con François-Henri Pinault, CEO de la empresa francesa de artículos de lujo y distribución Pinault-Printemps-Redoute (PPR), propietaria de marcas como Gucci, Yves Saint-Laurent, Balenciaga y Puma, de la casa de subasta Christie’s, La Redoute, el semanario conservador Le Point, el canal de televisión TF-1, con participación en el periódico Le Monde, en FNAC y en el equipo de fútbol Stade Rennais. Con él tuvo a su hija, Valentina Paloma, de nueve años.

Salma Hayek Jiménez nació en Coatzacoalcos, Veracruz el 2 de septiembre de 1966. Sus padres son el político y empresario Sami Hayek Domínguez, mexicano de padre libanés, y Diana Jiménez Medina, mexicana de origen español.

Estudió Relaciones Internacionales en la Universidad Iberoamericana, pero dejó sus estudios por los de actuación. Su primer trabajo artístico fue en la obra Aladino y la lámpara maravillosa, donde la vio un productor de televisión que le ofreció un papel en su primera telenovela Nuevo Amanecer en Televisa. Su segundo papel, a la edad de 23 años, fue como protagonista en la telenovela Teresa, que fue un gran éxito con audiencias de 71%.

En 1994, interpretó a Alma en El callejón de los Milagros, película que ha ganado más premios en la historia del cine mexicano, por su actuación, Hayek fue nominada al Ariel.

A pesar de su gran éxito en México, decidió dejarlo todo y volver a empezar en Estados Unidos. Estudió actuación en Los Ángeles, California y obtuvo pequeños papeles en algunas películas menores y programas de televisión por cable. Su primer gran papel fue en la película Desperado con Antonio Banderas. El director, Robert Rodríguez, la eligió para trabajar de nuevo con Banderas en Four Rooms, Spy Kids y la secuela de Desperado (Once Upon a Time in Mexico), además de From Dusk Till Dawn con George Clooney, donde realizó la legendaria representación de la reina vampiro y su exótico baile.

Ha actuado en películas con Penélope Cruz, Mike Myers, Will Smith, Matt Damon, Pierce Brosnan y con quien fue su pareja por varios años, Edward Norton. En 2002 se presentó su película Frida sobre la pintora mexicana Frida Kahlo. El trabajo de varios años de su compañía de producción, Ventanarosa, resultó en seis nominaciones al Oscar, entre ellos el de Mejor Actriz para Hayek. La película obtuvo dos premios (Maquillaje y Música Original).

Desde 2004, su rostro es el estandarte de Avon; anteriormente lo había sido para Revlon en 1998. Además, es considerada una de las actrices mejor vestidas de Hollywood.

En 2009, junto con la cantante mexicana Lila Downs, representó a México en una campaña internacional para la fundación One Drop, para preservar el agua, donde actuaron el fundador del Cirque du Soleil, el vicepresidente Al Gore y otras personalidades de talla mundial. Este acto fue transmitido en la página de internet de la fundación, en Estados Unidos, Canadá y otros países del mundo. También, en el 2009 fue parte del documental HOME, que llama a cuidar el ambiente ecológico.

Películas recientes de Hayek incluyen Grown Ups, Savages, La chispa de la vida, por la que fue nominada al premio Goya de la academia de cine española, y El gato con botas junto a Antonio Banderas.

En 2012, fue distinguida como Caballero de la Legión de Honor.

Este año se estrenó la película Cómo ser un Latin Lover, en la que actúa junto a Eugenio Derbez, que ha sido bien recibida por el público en las salas de cine. A su vez, el éxito ha sido doble con Beatriz at Dinner, historia que ya ha recibido el beneplácito de los críticos, acerca de una masajista y sanadora nacida en México a quien invitan a cenar a la casa de su acaudalado cliente, entre cuyos invitados se encuentra un desarrollador de bienes raíces multimillonario al que le apasiona la cacería mayor.

A finales de 2015, Hayek, el director Miguel Arteta y el guionista Mike White, sostuvieron una discusión acalorada sobre el dentista que asesinó al león Cecil, y “el asunto de matar por diversión”. Después de esa reunión se desarrolló el proyecto de Beatriz at Dinner.

Precisamente, el filme llega durante el choque cultural que se vive en tiempos de Donald Trump por los temas de raza, desigualdad e inmigración, donde el problema de raíz es la reforma migratoria.

“Me parece que Trump es el daño colateral de la época en la que vivimos. Y no digo que estamos viviendo estos tiempos por su culpa. No, creo que es lo que hizo que Estados Unidos abriera los ojos en un momento en el que no había claridad”, declaró Hayek en una entrevista para el New York Times.

Con esta entrega, la actriz alcanza una de sus metas de joven: tener mejores papeles que llegarían con la edad.

“Cuando era joven, leí una obra de teatro de Henrik Ibsen que se llama Casa de muñecas. Y pensé: ‘Es interesante, pero lo que realmente quiero saber es qué le pasa a Nora después de que se va de la casa’. Me di cuenta de que los mejores papeles para mujeres iban a llegar en mis cuarentas porque es cuando una mujer tiene la mayor riqueza, experiencia y sabiduría, además de retos que son más profundos. Si me dijeras hoy que hay una poción mágica que puede hacer que tengas 25 otra vez, nunca la tomaría, porque me gusta más quien soy ahora. Y, a decir verdad, me da curiosidad saber quién seré en el futuro”.

Por otra parte, el pasado 23 de mayo, durante el 70 Aniversario del Festival de Cannes, Salma Hayek y su esposo, Diego Luna, Gael García Bernal, Guillermo Del Toro, Alfonso Cuarón con su esposa Sheherazade Goldsmith, Emmanuel Lubezki y Alejandro González Iñárritu demostraron durante la alfombra roja el impacto que tienen los mexicanos en el mundo al reunirse para una foto histórica.

Más tarde acudieron a la gala del festival y ahí, la mesa mexicana se encargó de poner ambiente al ritmo del mariachi que Hayek se encargó de llevar.

“Me di cuenta que entre estos cientos de personas de todo el mundo, al menos diez por ciento eran latinos y más del 10% eran mexicanos, y eran mis amigos y sentí un gran orgullo y estaba tan conmovida que me volví loca”.

Horas antes de la cena, Hayek le dijo a su esposo que necesitaban llevar un mariachi y aunque él lo veía complicado la actriz consiguió una agrupación de París y también llevó mezcal y tequila.

“El mariachi entró y fue increíble, todo el mundo se volvió loco, todo el mundo pretendía ser mexicano, tomando tequila y cantando en español”, narró la actriz durante una entrevista con Stephen Colbert.