¿Qué tipo de colchón usar para evitar el dolor de espalda?

¿Qué tipo de colchón usar para evitar el dolor de espalda?

COMPARTIR

Despertarse con dolor de espalda y hecho polvo es una sensación que, por desgracia, muchas personas experimentan. El primer reflejo que tenemos es el de culpar al colchón. Pero, ¿realmente sabemos cómo elegir un buen colchón adaptado a nuestras necesidades?

Las cifras son claras, y no sólo lo decimos nosotros como quiroprácticos, sino que también lo dicen múltiples estudios consultados: los pacientes que duermen con un colchón en malas condiciones son más propensos a sufrir dolor de espalda.

Por eso hoy, desde Centro Quiropráctico Culiacán queremos darte los ocho puntos clave para elegir mejor el colchón. ¡Adiós dolor de espalda por culpa de un mal colchón!

1. De látex, de muelles o de espuma

Esto no importa tanto, lo que hay que mirar son más bien sus cualidades intrínsecas, sin dejar de lado que la comodidad del colchón tiene mucho que ver con su base. Ya es que un somier bueno siempre será firme y uniforme para poder optimizar la calidad del colchón.

2. Probar el colchón en la tienda

Al momento de elegirlo, una regla de oro es probarlo moviéndonos como en nuestra cama con una almohada. Es imposible hacerse una idea en poco tiempo, pero notarás ciertos matices. Otro consejo es seguir probándolos todos bajando en calidad. Te darás cuenta del nivel justo que tu espalda necesita entre firmeza y mullido para dormir a gusto toda la noche.

3. Firmeza: ni demasiado blando, ni demasiado duro

Encontrarás colchones muy firmes, firmes, blandos o ergonómicos. El grado de firmeza depende directamente de la persona, de su talla y peso. Por eso un buen colchón debe ser homogéneo para mantener el apoyo de todo el cuerpo sin tener hundimientos o huecos.

Por otro lado, debe también ser flexible para adaptarse a las curvas de nuestra columna vertebral, mantenerla recta y alineada a la vez. Con un colchón muy blando trabaja demasiado todo el cuerpo, la columna vertebral que pierde su alineación correcta ya que se hunden los hombros y la pelvis. Pero también un colchón muy firme es malo porque no se acopla bien a la columna y al cuerpo.

4. Comodidad: buscar algo mullido

Tener una primera impresión de comodidad con una sensación mullida a la vez y una segunda impresión de aguante y sostén de la espalda y de todas las partes del cuerpo, sobre todo en las zonas de presión como los hombros, los glúteos, los tobillos y los pies.

También hay que fijarse en la altura del colchón y en su densidad para aguantar los movimientos.

5. Control de la temperatura

El colchón debe permitir una regulación adecuada de la temperatura del cuerpo para asegurar un sueño reparador. Si pasamos demasiado calor, sudamos y dormimos mal, el umbral del dolor de espalda se ve modificado. También ocurre si tenemos frío. Los materiales naturales como la lana y el algodón favorecen un mejor intercambio de calor. Si vivimos en un sitio cálido, el colchón de muelles se ventila mejor y es más fresco; por el contrario, si eres friolero los viscoelásticos, de látex o de espuma ayudan a guardar el calor.

6. El tamaño adecuado

Hay que elegir un colchón suficiente grande, incluso si el espacio donde vamos a ponerlo no es muy grande. Si una pareja se mueve más que la otra, inevitablemente afectará la calidad del sueño de la otra, modificando su posición en la cama. Este hecho insignificante, genera mucho dolor de espalda en algunas personas.

7. La postura del sueño

Si duermes solamente boca arriba, debes elegir un colchón más bien firme para sostener la espalda, pero si duermes de lado el colchón que te conviene mejor es uno firme pero con más mullido para permitir que tu hombro se hunda lo necesario para una postura correcta. Te recordamos que dormir boca abajo es muy malo ya que propicia el dolor de espalda.

8. ¡Sentirse bien!

La parte subjetiva de la elección no se puede destacar. Hay que experimentarlo. Sentirse bien y cómodo es una parte esencial en la calidad del sueño.

Por: Dr. Mario López Egusquiza

Médico Quiropráctico

Clínica Quiropráctica Culiacán / Terapia Física / Rehabilitación

Dirección: Dr. Mora #1522, Las Quintas, Culiacán, Sinaloa, C.P. 80060

Celular: (667) 162-0879

Clínica: (667) 258-0536