¿Qué piensan los hombres antes de casarse?

¿Qué piensan los hombres antes de casarse?

COMPARTIR

Está claro que no todos los hombres quieren casarse, pues por naturaleza el hombre tiende a querer tener su propio espacio y la libertad de hacer lo que le plazca. Pero para aquellos que sí quieren hacerlo, no queda más que preparar el que probablemente sea el día más importante de sus vidas, y es aquí donde nos preguntamos ¿en qué piensan los hombres antes de la boda?, ¿será que están tan ansiosos y preocupados por que todo salga bien como las mujeres? ¿o simplemente quieren dejar la ceremonia en manos de su prometida y esperar que el tiempo pase para dar el paso más importante de sus vidas?

Mientras ellos piensan en conseguir una novia que les permita tener su tiempo y espacio, ellas sueñan con el día en que les pedirán la mano y podrán formar una familia, así que en general, los hombres (a diferencia de las mujeres) no ven la boda como algo de vital importancia en su vida, o al menos esa es la creencia popular. Debe ser por eso que una vez que un hombre toma la decisión de casarse, se toma el asunto con calma y no pierde el sueño pensando en cómo organizar la boda.

Pero ¡ojo! El hecho de que el tema no lo trasnoche no necesariamente quiere decir que no le importe tanto como a su pareja.

Seguro que algunos pueden tener dudas antes de pedir la mano de su novia, e incluso el nerviosismo también asalta a más de uno incluso después de haberse comprometido. Puede suceder que un hombre quiera consultar a amigos y familiares para que le ayuden a afianzar su decisión esperando escuchar algo como: “qué valiente eres, has dado un paso importante en tu vida”.

Pero una vez asimilan que van camino a una nueva etapa, los hombres se ajuician y buscan compartir más tiempo con sus prometidas y menos con el resto del mundo. Incluso, ¿por qué no?, tener un papel (aunque sea secundario) en la organización de la boda.

A través del tiempo se ha vendido la idea de que al momento de organizar un matrimonio, ellas son las que toman la iniciativa y ellos sólo se limitan a esperar que llegue el gran día sin tomar parte en la planeación del evento. Es apenas normal que las mujeres lleven la batuta cuando de organizar bodas se trata, pues por lo general, una mujer es más detallista que un hombre y por ende, tiene más ingenio para estas cosas.

Pero eso simplemente responde al hecho de que las mujeres son más minuciosas y planificadoras porque si de interés se trata, los hombres le dan la misma importancia solo que son más prácticos.

Al igual que ellas, los hombres también sueñan ese día con demostrarle todo su amor a su pareja, dar un discurso conmovedor, disfrutar de ese maravilloso momento junto con amigos y familiares, en otras palabras, que todo salga perfecto.

En definitiva, antes de la boda los hombres pueden sentirse ansiosos y hasta sentir miedo de privarse de algunas cosas, pero una vez que han asumido lo que sigue de ahí en adelante, seguramente sienten la misma felicidad que las mujeres.