Como seguramente sabrá, el dolor de espalda es una molestia muy frecuente. Entre tres y cuatro adultos sienten dolor de espalda durante su vida (este número seguramente aumentará, debido al envejecimiento de la población y la reciente tendencia a la obesidad).

El dolor en la parte baja de la espalda (dolor en la zona lumbar) es el más común. La mayoría de estos dolores son producto de distensiones y presiones causadas por movimientos fuertes.

Si el dolor es producto de una distensión, solo necesita esperar. La recuperación puede ir acompañada de una pequeña atención médica con medicamento. También puede aplicar hielo o calor sobre la zona, o hacerse un masaje.

A veces, sin embargo, es producto de una lesión lumbar más grave, como una hernia de disco o espondilosis. Según la gravedad de su dolor y su causa, es posible que requiera asistencia médica, como terapia física o incluso cirugía.

Busque asistencia profesional si su dolor de espalda persiste, y hágalo inmediatamente si siente dolor junto con alguna de las siguientes señales de emergencia:

•El dolor aumenta significativamente

•El dolor afecta las actividades cotidianas

•Adormecimiento o debilidad de la ingle o piernas

•Adormecimiento, temblor o debilidad en brazos o manos

•Pérdida de control de intestinos y vejiga

Causas del dolor de espalda

Debido a que las causas son variadas, es fundamental conocer cuál es exactamente la de su dolor; su médico lo ayudará en esta tarea.

Tal vez no recuerde haberse lastimado la espalda, pero su espalda sí lo recuerda y el dolor le está diciendo algo. O es posible que no sepa que algo está mal en su columna hasta que un movimiento esforzado agrava esta condición. Algunas de las causas frecuentes de dolor de espalda son:

•Envejecimiento: Los ligamentos se ensanchan y los discos se secan con la edad; es parte de lo que nos sucede al envejecer. Estos cambios pueden derivar en desórdenes que generan presión sobre los nervios espinales, es decir, que sentirá síntomas como dolor, adormecimiento o debilidad. La degeneración de los discos es un ejemplo de un desorden espinal típico del envejecimiento. Es un desgaste normal, pero puede derivar en un desgarro de disco o hernia de disco y dolor.

          A veces, el disco desgarrado o disco herniado presiona sobre un nervio, y así el dolor se traslada a otra parte del cuerpo. Por ejemplo, un disco herniado puede presionar un nervio de la zona lumbar y enviar una sensación de dolor intenso por la pierna hacia abajo (también conocido como ciática). El dolor que recorre desde su lugar de origen hasta otra parte del cuerpo se denomina “radiculopatía”. Se puede sufrir una radiculopatía cervical, que afecta los brazos principalmente, o lumbar, que afecta las piernas.

Vida cotidiana: El estrés y la tensión emocional pueden hacer que los músculos se estiren y contraigan, lo cual provoca dolor y entumecimiento. Debido a que la mayoría de nuestro peso cae sobre la espalda, es allí donde sentimos el resultado final de nuestra intensa vida cotidiana.

          Además, la manera de vivir puede ser la causa del dolor de espalda. Una mala postura (permanecer de pie durante mucho tiempo o sentarse inadecuadamente) pueden generarlo. El dolor en la parte baja de la espalda suele estar asociado a trabajos físicos pesados, movimientos de levantamiento, girar o doblar el cuerpo o posiciones inadecuadas. Si no utiliza técnicas de levantamiento de peso adecuadas al levantar una caja de libros, por ejemplo, puede lastimar su espalda. Incluso las actividades saludables y normales pueden provocar distensión y esguinces de músculos, que pueden derivar en dolor lumbar. La jardinería, tenis, cabalgatas, andar en bicicleta e incluso el golf pueden potencialmente lastimar su espalda.

Lesiones y accidentes: Puede fracturarse un hueso espinal al caerse o sufrir un accidente de auto. Si tiene osteoporosis, una afección que debilita sus huesos, está mucho más propenso a fracturarse un hueso. También puede sufrir lesiones por realizar deporte. Estas son las causas repentinas e inesperadas del dolor lumbar que por lo general requieren atención médica inmediata.

Obesidad: El sobrepeso ejerce presión y cansancio sobre la espalda, especialmente en la zona lumbar. Además, un peso excesivo agrava otros trastornos de salud, como la osteoporosis (fragilidad de huesos), osteoartritis (dolor de articulaciones), artritis reumatoide (una enfermedad autoinmune), degeneración de discos (descripto anteriormente en la sección sobre envejecimiento), estenosis espinal y espondiolistesis.

Por: Dr. Mario López Egusquiza

Médico Quiropráctico

Clínica Quiropráctica Culiacán, Terapia Física / Rehabilitación

Dirección: Dr. Mora #1522, Las Quintas, Culiacán, Sinaloa, C.P. 80060

Celular: (667) 162-0879

Clínica: (667) 258-0536

Leave a comment