ANSIEDAD, DEPRESIÓN O SIMPLEMENTE NO SABER QUÉ ESTÁ PASANDO CON TU CUERPO Y TU MENTE.

Cuántas veces no hemos escuchado a muchas —mamás, o nosotras mismas en nuestro martesitos o juevesitos— el ‘no me siento bien’, ‘no sé qué me pasa’, ‘ando como sin ganas, como si me fuera a enfermar’, el mejor de todos es `me siento bien rara, no sé cómo explicártelo’. Y sí, así es, en realidad, las emociones tienen un tremendo componente bioquímico y en muchas ocasiones, a pesar de tener el carácter bien formado y bien templado, ocurren en las mujeres ya cada vez a menor edad, síntomas emocionales relacionados con la premenopausia. A veces después de los 30 años y hasta después de los 50, la verdad es que no hay una edad fija en las que estos padecimientos totalmente físicos empiezan a hacer estragos en las emociones de muchas mujeres y a crear inclusive un pequeño infierno en la tierra para aquellas personas que las rodean.

Y es que, de manera especial en nuestro estado de Sinaloa, pareciera que la gente que tiene un padecimiento o condición tiene que manifestarlo a la fuerza con tos, fiebre o diarrea y que fuera de eso no existen otro tipo de enfermedades o desbalances. Es muy común que si vemos a alguien con un estado de depresión o ansiedad le digamos ‘ándale, tú puedes, es cosa de echarle muchas ganas’, ‘eres fuerte, eres una guerrera’, la más bella de las que te llegan a decir es ‘ponte de pie, hazlo por tus hijos’, y como me decía un compañero de trabajo que padeció cáncer hace algunos años, sigo esperando que alguien me explique en qué consiste eso de ‘echarle ganas’ o ‘ponerse las pilas’.

La verdad es que existen trastornos y condiciones en la pre y en la post menopausia que deben ser tratados por los profesionales. Que requieren de una verdadera intervención y hasta una interconsulta y que no deben dejarse de atender. 

Por supuesto, los análisis de laboratorio de los niveles y perfiles hormonales son una base de la cual partir, pero también se deberán tomar en cuenta todos los datos clínicos del paciente, como su edad, peso y demás padecimientos que presente en ese mismo momento, no permitan ser mal diagnosticadas y que a simple vista las envíen con un psiquiatra. Esto va más allá y tiene que ver con un estrago hormonal que mueve todo tu mundo a nivel emocional, necesitas medicamento y posiblemente apoyo psicológico, porque no estamos educadas para vivir ciertos estragos o preguntas como ‘uy, ya no podrás tener hijos’, ‘tan joven y ya estás en esto’, o simplemente cuando te dicen, ‘ay, pobre, ya estás en esto, te comprendo’.

Me decía un amigo el otro día: ‘es una tontería sufrir hoy en día cuando la ciencia tiene tantos recursos para hacernos la vida más amable y más llevadera’. No solamente con nosotros mismos sino hacia los demás. Y si crees que ya estás experimentado esos cambios emocionales, es hora sin duda de que consultes a un profesional de la salud. La vida es bella y aún más si la pintamos con el color que más nos gusta.

Por: Psic. Clínica Erendira Paz

erendirapaz2017@hotmail.com

CEDULA: 8156408

Erendira Paz

@erendirapaz   

Leave a comment